LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Lunes, 05 de diciembre de 2022

alcancía

LA PALABRA DEL DÍA

Un método de ahorro que se ha perdido

alcancía

Recipiente cerrado, generalmente de algún material plástico, con una hendidura estrecha en la parte superior, por donde se echan monedas que solo se pueden sacar rompiendo el artefacto.

Hasta el siglo pasado era una forma de ahorro muy usada, pero que hoy se ha abandonado casi totalmente debido en parte a la pérdida de valor de la mayoría de las monedas así como también a la implantación de las nuevas tecnologías en los bancos, que privilegian el uso de tarjetas y el manejo eletrónico del dinero. Por otra parte, la alcancía es un medio poco seguro para guardar monedas de oro o de plata.

En la Edad Media, se llamó alcancía a una bola de arcilla llena de alquitrán que, una vez encendida, se arrojaba a los enemigos.

La palabra proviene del árabe hispánico *alkanzíyya, este del árabe clásico kanz ‘tesoro’, y este, a su vez, del pelvi ganj. El pelvi era un dialecto procedente del persa antiguo, que se habló desde el siglo III a. de C. hasta el siglo XI aproximadamente.

Muchas alcancías tenían la forma de un cerdito, originada en un juego de palabras basado en la similitud del nombre del cerdo en inglés (pig) y la palabra del inglés del siglo XV pygg, que era el nombre de una arcilla barata con la que se confeccionaban las alcancías. En el inglés actual, la alcancía se llama en esa lengua piggybank.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Hombre desconortado

desconortado, da

De conorte ‘consuelo’.

adj. Afligido, desconsolado.

Quando el mar le ouo ha término echado, cayó el omne bueno todo desconortado. Apolonio, v.113a,b.

■También aparece en Alexandre v. 716b: yazie amorteçido todo desconortado.

 

PÍLDORAS DE LENGUAJE

Deseo saber si la frase "a ver cuándo nos vemos" está bien escrita, o si se escribe "haber cuando nos vemos".

A ver cuándo nos vemos implica el deseo de volver a verse y un pedido de que este deseo se realice: A ver, amigo, cuándo nos vemos, porque empieza la estación de las lluvias y es muy difícil transitar estos caminos de tierra. Pero *haber cuándo nos vemos no tiene sentido, es agramatical.

EL LATÍN DEL DÍA

pro itu et reditu.

Por la ida y por la vuelta. Voto que hacían los romanos a Júpiter, antes de emprender un camino difícil o una empresa de la que podían no volver.
Errata: en la frase del lunes 7 se deslizaron dos errores. El texto correcto es nemo regere potest, nisi qui et regi. (¡Gracias, Aurelio!).
Fecha de envío: 
Jueves, 10 de noviembre de 2022