LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Miércoles, 28 de septiembre de 2022

troglodita

LA PALABRA DEL DÍA

Ruinas dejadas por la comunidad troglodita de Pantalica, que vivió en Sicilia hace tres milenios.

troglodita

Llamamos troglodita al hombre de las cavernas, que identificamos como un personaje prehistórico, pero el vocablo vale hoy también para cualquier persona que habite en una caverna.

Le damos una connotación negativa cuando empleamos esa palabra para referirnos a una persona de ideas muy atrasadas o anticuadas,  en general, a algún político de extrema derecha.

La palabra nos llegó desde el plural latino trōglodytae ‘los trogloditas’ pero se originó en el griego τρωγλοδύτης (trōglodýtēs) ‘los que entran en las cavernas’, formada por τρώγλη (trōglē) ‘caverna’ y δύειν (dýein) ‘penetrar en algún lugar’.

Varios historiadores de la Antigüedad clásica, tales como Heródoto, Estrabón, Plinio el Viejo y Flavio Josefo mencionan un pueblo de trogloditas, o tal vez fuesen varios diferentes.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

La belleza del pavo real en todo su esplendor

pavón

Del latín pavus + el aumentativo castellano –ón.

1. m. Pavo real. Cf. el portugués actual pavão, del mismo significado.

La mugier que non quier andar honestamente, synon pintada como pavón, poniendo oy una toca e mañana otra. San Vicente Ferrer (1411-1412). Sermones.

 

PÍLDORAS DE LENGUAJE

¿Cuál es el uso correcto de QUERAMOS y de QUERRAMOS. ¿Cuándo y por qué se usa una y otra?

La forma *querramos no existe en el verbo querer. La flexión de primera persona del plural del presente de indicativo es queremos y de subjuntivo, queramos; la flexión del futuro de indicativo de la misma persona es querremos. Los usos de cualquiera de los tiempos anteriores dependen de la intención del hablante. El presente de indicativo se usa para declarar, aseverar; el de subjuntivo para expresar incertidumbre, duda, valoración, es decir, sentencias relacionadas principalmente con la imaginación del hablante; el futuro, además de usarse con su condición natural de prospección, puede emplearse con el valor de posibilidad.

Ejemplos:

Queremos comprarnos un coche más grande, pues la familia está creciendo.

Ellos quieren ir al cine, y nosotros queremos ir al teatro.

Mis tíos dicen que podemos visitarlos cuando queramos.

Nos permiten elegir el sitio que queramos.

María: —No sé si querréis venir a cenar con nosotros más tarde.

Luisa: —¿Que si querremos ir a cenar con vosotros más tarde? ¡Seguro que sí!

EL LATÍN DEL DÍA

una salus victis, nullam sperare salutem.

La única salvación para los vencidos es no esperar ninguna salvación. (Virgilio).

Fecha de envío: 
Jueves, 21 de abril de 2022