LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Miércoles, 28 de septiembre de 2022

colonia

LA PALABRA DEL DÍA

Local de 4711 en Colonia, Alemania

colonia

En castellano tenemos dos palabras colonia, es decir, homónimos con diferente significado y origen. No nos ocuparemos hoy de la que significa ‘conjunto de personas que se establecen en un nuevo territorio, que van a explotar y dominar’, sino al otro vocablo, al que se refiere a cierto perfume que conocemos como agua de Colonia.

De la primera diremos solamente que se originó en el latín colōnus ‘labrador’, ‘cultivador’, ‘poblador de una colonia’.

La segunda designa un perfume creado por el italiano nativo de Maggiore Johannis Maria Farina (1685-1766), que vivió desde 1708 en la ciudad alemana de Köln, españolizada como Colonia, quien logró que su perfume se tornara preferido de varias Casas Reales del siglo XVIII, con el nombre original de Farina aqua mirabilis.

“Mi perfume es como un hermoso amanecer tras la lluvia, una composición de naranjas, limones, pomelos, bergamota, flores y frutas de mi país natal”, expresó Farina para describir su creación.

Entre los clientes del agua de Colonia se contaron el káiser Karl VI, el rey de España Fernando VI, Napoleón Bonaparte y la reina Victoria. La fábrica de Colonia 4711, como se hizo conocida por estar localizada en el número 4711 de la calle Glockengasse, en Colonia. La receta de Farina es fabricada hasta hoy por sus descendientes, hoy la octava generación, y está patentada como Eau de Cologne.

Farina conocía todos los secretos de la destilación, esencias, procesos de maceración y extracción que adquirió con su familia materna, los Gennari, famosos perfumistas italianos del siglo XVII.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

El Cid Campeador al frente de sus hombres

afevos

1. prnl. Forma del verbo haber. Heos.

Virtos del Campeador a nos vienen buscar, afevos aquí Pero Vermúez delant e Muño Gustioz, que vos quieren sin art. Cid, v.1498-99.

 

PÍLDORAS DE LENGUAJE

¿Es correcto decir, cuando se responde un agradecimiento, «Fue un placer servirlo»? ¿O debería ser «servirle»? ¿La expresion servirlo, en su forma correcta, no implica que se está sirviendo a esa persona en una «bandeja», en lugar de servir la bandeja a esa persona?

Hay que distinguir dos casos.
Si servir se usa con el significado de ‘poner en un plato, vaso u otro recipiente la comida o la bebida que se va a tomar’, y servirlo hace referencia a servir algo de género masculino, por ejemplo, un pescado, un vino, etc., entonces solo cabe el uso de loFue un placer servir el pescado/el vino > Fue un placer servirlo.
Si servir significa ‘obsequiar a alguien o hacer algo en su favor, beneficio o utilidad’ y  tiene como referente una persona de sexo masculino, pueden darse las dos posibilidades: a) con el pronombre lo, que es el correspondiente pronombre átono de c. directo: Fue un placer servirlo; b) con el pronombre le, que corresponde al uso normal en las zonas leístas (leísmo, uso de le por lo): Fue un placer servirle.
Asimismo, el leísmo emplea le para referente femenino como señal de cortesía (tratamiento de usted): Fue un placer servirla/servirle. Es el llamado leísmo de cortesía.
EL LATÍN DEL DÍA

non ignara mali miseris succurrere disco.

La experiencia de la desgracia me ha enseñado a socorrer a los desgraciados. Virgilio. Eneida. Palabras con que la reina Dido, de Cartago, ofrece generosa acogida a Eneas y a sus compañeros.

Fecha de envío: 
Martes, 12 de abril de 2022