LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Miércoles, 25 de mayo de 2022

cameo

LA PALABRA DEL DÍA

Cameo de Hitchcock en “Psicosis” (1960)

cameo

Aparición fugaz de una persona famosa en una película u obra de teatro, representándose a sí misma como un personaje anónimo, sin la menor importancia en el guión. El notable director cinematográfico británico sir Alfred Hitchcock solía aparecer en cameos en sus propias películas. El celebrado novelista Stephen King hizo también una breve aparición anónima en la película Cementerio de animales realizada sobre su novela del mismo nombre.

Cameo es la palabra inglesa para camafeo ‘figura tallada de relieve en ónix u otra piedra dura y preciosa’, como en el grabado arriba. En español camafeo está documentado desde 1375, como vocablo originario del francés antiguo camaheu, de origen incierto. A partir de ese significado, se extendió el significado de la palabra a la denotación indicada al comienzo.

Debemos tener en cuenta que nuestro cameo no proviene de camafeo sino de su equivalente inglés cameo, que se formó a partir del italiano cammeo, y esta a su vez del árabe qammaa'il ‘pimpollo de flor’.

La palabra fue incluida en el diccionario de la Academia Española solo en 2014, a pesar de las numerosas ocurrencias que figuran en su Corpus de Referencia del Español Actual (CREA). Una de ellas pertenece al escritor chileno José Donoso, en su obra Donde van a morir los elefantes (1995), publicada durante la campaña electoral del presidente Bill Clinton para su segundo período:

¡Cuánto se habrían embolsado los Clinton por este cameo presidencial? Seguramente una buena cantidad.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Sofá de cuero sometido a un proceso de teñido

goldrado

Corominas [1980] plantea la hipótesis de un verbo coldrar o goldrar, en francés coudrer, este del latín colorare ‘teñir el cuero’.

1. adj. Se decía del cuero que había sido sometido a cierto proceso de teñido.

Ya todo grant capitan viste cordovan goldrado. Canc. Baena, p. 146.

■ Hallado solo en el Cancionero de Baena; puede tratarse de un hápax.

 

PÍLDORAS DE LENGUAJE

Me gustaría saber la forma correcta de la segunda persona del plural del imperativo de divertir. ¿'Divertíos' es más correcto que divertidos, o divertidos ni siquiera es correcto? 

Divertidos no es una forma de imperativo, sino de participio. Es un participio con el valor de adjetivo: «Pasamos unos días muy divertidos en la playa». La forma de imperativo de la segunda persona del plural de divertir es «divertid (vosotros)» y la de divertirse es «divertíos (vosotros)», es decir, si el verbo es pronominal, el imperativo se forma sustituyendo la d de la forma no pronominal de imperativo por el pronombre os: levantad + os = levantaos; decidid + os = decidíos; amad + os = amaos; esconded + os = escondeos.

EL LATÍN DEL DÍA

quod non vetat lex, hoc vetat fieri pudor.

Lo que la ley no prohíbe, lo prohíbe el pudor.

Fecha de envío: 
Miércoles, 2 de marzo de 2022