LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Miércoles, 25 de mayo de 2022

carabina

LA PALABRA DEL DÍA

Detalle de una carabina del siglo XIX

carabina

Arma larga comparable al fusil, pero generalmente más corta y menos potente, que fue creada como un fusil de menor alcance de fuego y un disparo menos veloz.

En el siglo XIX, las carabinas eran las armas empleadas por las tropas de caballería; en América, eran las preferidas por los revolucionarios independentistas de comienzos de ese siglo, que apreciaban su mayor portabilidad por su menor tamaño y peso, lo que las tornaba apropiadas para el combate a corta distancia.

La palabra nos llegó desde el francés carabine. Según el lingüista alemán Friedrich Diez, este nombre proviene del provenzal calabre, que en italiano dio lugar a calabrin. El origen de esta arma es calabrés: calabrino es el gentilicio en italiano de los habitantes de Calabria, donde tuvo origen esta arma.

El vocablo se emplea en castellano por lo menos desde el siglo XVII, como vemos en este fragmento de Diario de noticias, de (1677-78):

[...] no es lo mismo estar en plaza de armas que guerra viva, donde se puede decir se come el pan de municion con una mano y la otra en la espada y carabina (Corde).

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

fyncable

Del latín vulgar figicāre, frecuentativo de figěre ‘fijar’.

1. adj. El resto, lo que queda.

E yo apañare lo fyncable de mis ouejas. Anón. (1400). Biblia ladinada I-i-3. Ed. Lazar (1995:272ra).

2. Eterno, duradero.

Por que gozen fyeles de gozo fyncable. Canc. Baena, p. 119.

 

 

PÍLDORAS DE LENGUAJE

lleva acento diacrítico; ¿dése o dese debe llevar el acento?. Tengo entendido que hay una regla de 1999 que decía que antes de ese año sí llevaba pero posteriormente ya no, y que debía regirse por las reglas generales de acentuación.

Dese se escribe siempre sin tilde. Antes, la formas verbales de imperativo se escribían con tilde para enfatizar su carácter exhortativo, pero hoy en día, estas y las formas verbales monosílabas no se acentúan (salvo en los casos de tilde diacrítica) y siguen las reglas generales de acentuación ortográfica. Esta norma aparece ya en Nuevas normas de prosodia y ortografía, RAE, 1959, al igual que en el Esbozo de una nueva gramática, RAE, 1973 y en la Ortografía de la Lengua Española, RAE, 1999.

EL LATÍN DEL DÍA

aut nunquam temptes, aut perfice.

O no lo intentes jamás o hazlo de una vez (Ovidio, Ars amandi, 1, 389)

Fecha de envío: 
Jueves, 20 de enero de 2022