LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Miércoles, 28 de septiembre de 2022

hábeas corpus

LA PALABRA DEL DÍA

El principio jurídico que los ingleses llamaron ‘habeas corpus’ ya existía en el derecho romano

hábeas corpus

Este sintagma, propio del lenguaje jurídico, proviene de la expresión latina habeas corpus ad subiiciendum ‘que tengas tu cuerpo para mostrar’, ‘que tu cuerpo sea mostrado’, y se emplea para denominar el derecho de un ciudadano que está preso a comparecer en forma pública e inmediata ante un juez, para que este resuelva si su detención fue legal y si debe ser puesto o no en libertad.

La primera vez que se empleó esta expresión fue en la Carta Magna arrancada por los nobles ingleses al rey Juan Sin Tierra en 1215, por la cual la soberanía pasó del monarca a la nobleza, que se constituyó en una organización que perdura hasta nuestros días con el nombre de Cámara de los Lores.

En la Carta Magna se establecía que ningún hombre libre podría ser detenido, preso, ni desposeído de sus propiedades sin una ley previa que justificase tales actos. Según el texto de la Carta Magna, “Nadie puede ser castigado de ninguna manera sino por sentencia legalmente pronunciada contra él, por sus iguales o pares, según la ley del país. A nadie debe rehusar el Rey pronta justicia, la que no podrá ser vendida a persona alguna”.

A pesar de que todo indica que la denominación hábeas corpus nació allí, el principio jurídico en el cual se basa ya existía en el derecho romano, en el recurso conocido como Interdicto de homine libero exhibendo ‘recurso de mostrar al hombre libre’, expresado en la fórmula Quem liberum dolo malo retines, exhibeas 'exhibe al hombre libre que retienes dolosamente', que se aplicaba a todo particular que restringiera la libertad de un hombre que tuviera derecho a ella, para que lo presentara de inmediato ante el pretor, quien decidiría al respecto.

La locución hábeas corpus ha sido castellanizada, por lo que se escribe con tilde, de acuerdo con las normas de nuestra lengua para las palabras esdrújulas.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Interpretación de una cantiga

cantiga / cántiga

1. f. Poema medieval cantado breve.

Et el çapatero, que non se guardava de aquello, no dexó su cantar, et cuanto más dezía, más confondía la cantiga que el cavallero fiziera. Juan Manuel (1342). Prólogo general. Corde.

 

 

PÍLDORAS DE LENGUAJE

La duda es sobre si en el caso de utilizar la expresión «llegar a la conclusión...» se usa o no el ‘de’. Ejemplo: «Llegó a la conclusión de que estaba equivocada» o «Llegó a la conclusión que estaba equivocada». Generalmente se indica que para discernir cuando corresponde el uso del ‘de’, se reemplace la proposición subordinada por ‘esto’. Pero en el caso del ejemplo dado con el vocablo ‘conclusión’, que tiene entre los significados las siguientes, según la RAE, ‘fin y terminación de algo’: en...

La mejor manera práctica de reconocer el dequeísmo y el queísmo es reemplazar la proposición subordinada por algo, esto o eso. Llegó a la conclusión de algo.  No podemos decir *llegó a la conclusión esto ni *llegó a la conclusión algo; el nexo de es imprescindible para la gramaticalidad de la oración compleja.
También podemos esclarecer su aparición considerando que de que estaba equivocada es un complemento del nombre conclusión y este tipo de complemento requiere el nexo de.
Otra manera de analizarlo es  reemplazar la subordinada por un sustantivo o un infinitivo: si lleva o no la preposición nos dirá si corresponde usarla en la proposición subordinada encabezada por que: Llegó a la conclusión de su equivocación , luego: Llegó a la conclusión de que estaba equivocado.
EL LATÍN DEL DÍA

dies dominicus non est iuridicus.

El domingo no cuenta para asuntos judiciales.

Fecha de envío: 
Lunes, 17 de enero de 2022