LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Jueves, 28 de octubre de 2021

convento

LA PALABRA DEL DÍA

Convento de San Sebastián, en Sevilla

convento

Establecimiento de la religión católica, también llamado monasterio, ocupado por religiosos regulares, sean hombres o mujeres, cuyos orígenes se remontan al siglo XIII, como entidades propias de las órdenes mendicantes, que actuaban en el seno del pueblo para predicar su credo.

Esta actividad marca una diferencia semántica entre conventos y monasterios, a pesar de la sinonimia sugerida por la Academia española, puesto que estos últimos son ocupados por monjes que llevan una vida puramente contemplativa y no predican sus creencias.

Por esta razón, los conventos suelen estar situados en las ciudades, mientras que los monasterios son erigidos en lugares apartados.

La palabra proviene del latín conventus ‘congregación’, formada por la preposición cum seguida de ventum, el participio pasivo del verbo venire ‘venir’.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Árbol seco y sin frutos

faltoso

Derivado del latín vulgar fallĭtus ‘faltado’.

1. adj. Se decía del árbol que no producía fruto.

Faltoso, seco. sin frutto. que ningund frutto produze. Palencia (1490). Universal vocabulario.

 

 

PÍLDORAS DE LENGUAJE

Mi duda es sobre la siguiente frase: ¡Animaos / animaros a comprarla / compradla!

Las frases canónicamente correctas son: ¡Animaos a comprarla! o ¡Compradla!Animaos y compradla son formas de imperativo; y comprarla, de infinitivo. Las formas de imperativo de la segunda persona plural vosotros se forman sustituyendo la -r del infinitivo por una -d: animad, comprad, venid, id, etc. Los pronombres átonos (la, lo, le, me, te, etc.), con excepción del pronombre de segunda persona del plural os, se añaden directamente a estas formas: animadme, animadlos, compradme, compradles, etc. El pronombre os se une a la forma de infinitivo sin la -r: anima-r + os: animaos. En el habla coloquial, sin embargo, se tiende en España a dejar la -r final en la formaci¡on del imperativo. Es posible que estemos en presencia de un cambio lingüístico en marcha; dentro de cincuenta o cien años se sabrá.

EL LATÍN DEL DÍA

lex non cogit ad impossibilia.

La ley no obliga a lo imposible.

Fecha de envío: 
Martes, 21 de septiembre de 2021