LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Martes, 21 de septiembre de 2021

faquir

LA PALABRA DEL DÍA

Faquir fotografiado en 1907 en Benarés (India), sobre una cama de clavos

faquir

Es un santón musulmán, pero el término se extendió a la India, donde se llama así a un asceta que se somete a crueles ejercicios de mortificación física. Los faquires de la India ejecutan duros ejercicios de resistencia física y mental, tales como caminar sobre el fuego o sobre vidrios o incluso acostarse en camas con clavos.

Ha habido artistas circenses que practican estos ejercicios, no como sacrificio religioso, sino como oficio para ganar dinero, muchas veces mediante trucos para evitar el dolor en sus espectáculos. El más icónico de todos ellos fue el estadounidense Roland Loomis, fallecido en 2018 a los 87 años, que se hacía llamar “Fakir Musafar”.

La palabra viene del árabe faqīr, que significa ‘pobre’ ‘menesteroso’, formado en esa lengua a partir de faqr ‘pobreza’, ‘miseria’.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Maqueta de una pequeña embarcación de vela y remos

lembo

Del latín lembus y este, del griego λέμβος (lembos).

1. m. Embarcación pequeña de velas y remos. .

Lemnunculus. es nombre diminutiuo de lembo pequeño. Palencia (1490). Universal vocabulario.

PÍLDORAS DE LENGUAJE

Con respecto a la frase (del tipo): «Si lo dices tú, por ello, lo creo», según tengo entendido, la sintaxis exige poner ambas comas; sin embargo, ello produce la siguiente ambigüedad (aunque ignoro si es objetiva, o simplemente los lectores así tienen a leerlo): Podría entenderse: Si lo dices tú, (precisamente) por ello lo creo. O bien podría entenderse: Si lo dices tú por ello, lo creo.

No existe ambigüedad en la oración.

Es una oración condicional, cumplida la condición, se da la consecuencia, por lo tanto, en su ejemplo es suficiente con que tú lo digas para que yo lo crea, no es necesario reforzar la condición con un por ello. Esta expresión es, pues, redundante, se puede prescindir de ella no solo porque no es necesaria para el buen entendimiento de la oración, sino porque confunde: Si lo dices tú, lo creo. Por eso va entre comas.

EL LATÍN DEL DÍA

omne novum carum, vilesci quotidianum.

Todo lo nuevo se aprecia, lo cotidiano se estima en poco.

Fecha de envío: 
Martes, 17 de agosto de 2021