LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS

larva

LA PALABRA DEL DÍA

Larvas del mosquito Aedes aegypti

larva

Los romanos llamaban larva a los espectros de los antepasados que atormentaban a los descendientes que descuidaban el culto a sus muertos, según una creencia que heredaron  de los etruscos. Por esta razón, los ciudadanos que no tenían hijos solían adoptar uno, que heredaba sus bienes y se comprometía a mantener el culto a la familia. Este significado de larva está vinculado, ya en latín, con los dioses lares, hijos de Lara (o Larunda) y de Mercurio, muy venerados por los romanos, que los colocaban en sus casas en pequeños altares llamados lararium.

En la época del Imperio, el nombre larva se aplicó también a las máscaras del teatro, a las personas deformes física o moralmente y a los funcionarios corruptos.

En el siglo XVIII, el vocablo fue tomado por naturalistas que lo aplicaron, metafóricamente, a las fases juveniles de los animales que sufren, al pasar a la edad adulta, metamorfosis muy significativas, con cambios anatómicos, fisiológicos y ecológicos. Es el caso de la oruga que se transforma en mariposa o el renacuajo, que se convierte en rana.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Testamento de Isabel la Católica

sin lengua

loc. adv. Situación de la persona que muere sin haber dejado testamento.

Si algun omne o muler muriere sin lengua e non fezier manda, quinten los clerigos su auer con sus parientes, mobre e heredade. Fuero de Salamanca (1300). Corde.

EL LATÍN DEL DÍA

non videmus manticae quod in tergo est.

No vemos la alforja que llevamos detrás (los defectos de cada uno).

Fecha de envío: 
Martes, 19 de enero de 2021