LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS

proxeneta

LA PALABRA DEL DÍA

Fernande Grudet, conocida como Madame Claude (1923-2015), la proxeneta más famosa de Francia, en cuya clientela se contaban altos funcionarios

proxeneta

Esta palabra se usa hoy exclusivamente para denominar al sujeto que explota la prostitución de una mujer y, en menor medida de adolescentes, niñas y niños, así como personas trans y hombres. En el diccionario de Nebrija (1495), la palabra se define como un mero intermediario comercial: ‘corredor de mercadería’.

Proviene del latín proxenēta; en esa lengua tenía el mismo significado que le atribuye Nebrija, de ‘intermediario o corredor’, derivada del griego προξενητς (proxenētés), una especie de cónsul informal o de protector, que ayudaba a sus compatriotas en una ciudad extranjera.

Sin embargo, en el diccionario de Terreros (1688), el proxeneta era ‘una especie de intermediario para ventas, compras y casamientos’.

En el diccionario de la Academia también tuvo un significado semejante hasta la edición de 1899, en la que define proxeneta como ‘alcahuete’ en el sentido de aquel que ‘solicita o sonsaca a una mujer para usos lascivos con un hombre’.  El significado actual de proxeneta solo lo hemos hallado en español en el siglo xx, como en este texto del escritor Vicente Blasco Ibáñez, en su Traducción de las mil y una noches (c 1916):  Hete aquí ahora solicitado para proxeneta de una mujer con otra mujer! (Corde).

Es proxenetismo es un delito vinculado a la trata de personas, en la que las víctimas son frecuentemente iniciadas bajo amenazas o mediante el uso de la fuerza. Las mujeres que se dedican a esta actividad suelen ser llamadas madama o matrona.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Casamiento por poder de María de Médici. Óleo de Rubens (Wikimedia Commons)

meter por personero

1. tr. Nombrar un personero o apoderado.

Nengún omne non deue meter por personero de su pleyto omne más poderoso de sí, por querer apremiar su aduersario por poder de aquel personero. Fuero Juzgo (1250). Corde.

 

EL LATÍN DEL DÍA

fortunae cetera mando.

Dejo el resto a la fortuna (Ovidio, Metamorfosis).

Fecha de envío: 
20 de Noviembre de 2020