LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS

pícaro

LA PALABRA DEL DÍA

El lazarillo de Tormes inauguró la novela picaresca española

pícaro

El pícaro fue el antihéroe de la narrativa picaresca española, que alcanzó su máxima expresión en el Lazarillo de Tormes, de autor anónimo, y en El Buscón, de Quevedo. Se trataba de un personaje sin recursos, que se valía de las más ingeniosas tretas para sobrevivir. Ambas obras constituyen tal vez lo más representativo de este subgénero, que floreció entre el Renacimiento y el Barroco, en el fulgor del Siglo de las Luces.

Sobre el origen de la palabra, hay dudas. Se ha dicho que los primeros “pícaros” fueron los soldados españoles que regresaban a la península después de las campañas en la Picardía francesa. Abandonados a su suerte, para sobrevivir debían desarrollar las artimañas que su ingenio les permitiera.

Sin embargo, Corominas pone en duda esta etimología, pues le parece más probable que la palabra provenga del verbo picar, que en cierta época denotaba varias de las tareas desempeñadas por estos personajes, tales como pinche de cocina y picador de toros.

 Como respaldo de su hipótesis, el etimólogo catalán observó que pícaro se usaba ya en 1525, décadas antes de las campañas en la Picardía, aunque con el sentido de ‘pinche de cocina’. El diccionario de la Academia española incluye hoy las siguientes acepciones contemporáneas, todas con la categoría de adjetivo: 1. Listo, espabilado; 2. Tramposo y desvergonzado; 3. Que implica cierta intención picante y 4. Dañoso y malicioso en su línea.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

feçenina

De Fecenino, un lugar de la Campania italiana donde nacieron estas canciones, originalmente con el nombre de fecenina carmina [Covarrubias 1611]).

1, f. Canción que se canta acompañada de arpa.

Canten feçeninas é cantos Rreales. Canc. Baena, p. 216.

■ Estas canciones también se llamaron epithalamios, de epi- y el latín thalamus ‘lecho nupcial’, porque se cantaban en las bodas, en homenaje a los novios.

EL LATÍN DEL DÍA

nihil est miserum, nisi cum putes.

Nada es una desgracia, si no lo tienes por tal (Boecio, De consolat., 2, 4).

Fecha de envío: 
27 de Octubre de 2020