LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS

olfato

LA PALABRA DEL DÍA

olfato

Los seres humanos prehistóricos aprendieron a distinguir a sus predadores por el olfato; sentir el olor de los enemigos era un elemento vital de defensa que les permitía ponerse a salvo en caso de ser objetos de un ataque. Probablemente el olor de las víctimas de los humanos, que las hay hasta hoy, los ayudaba a buscar su alimento.

Los pueblos indoeuropeos usaban la raíz od- para referirse a la familia léxica del olfato, que dio lugar al latín odor, del provino el verbo olfacio, y su participio pasivo olfactum.

De ahí provinieron las palabras husmear, (antiguamente osmar usmar) y el nombre del osmio, un metal que exhala un olor muy fuere. De  ahí también el nombre del ozono O3, un gas cuya molécula está formada por tres átomos de oxígeno, a diferencia del oxígeno que respiramos, cuya molécula tiene solo dos átomos. Otras palabras que nos vienen de la misma raíz indoeuropea son anosmia ‘pérdida del olfato’ y disosmia, ‘pérdida parcial de ese sentido corporal’.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

responso

Der. de responder, y este del latín respondeo  ‘respondo’.

1. m. Palabra o verso que se repite muchas veces.

Reçibieron al rey como a su señor, cantando los responssos de libro τ de cor. Apolonio, v.597 a,b.

 

 2. Oración por los difuntos.

[…] digades un responso sobre algunas de las sepulturas que han sido confradres dela dicha nuestra fabrica. Carta (1448). Cartulario de Covarrubias.

3. Respuesta.

Señor, por merced vos datme responso desta demandaCanc. Baena, p. 544.

 

EL LATÍN DEL DÍA

humiles laborant, ubi potentes dissident.

Las disputas de los poderosos las sufren los humildes que trabajan. (Fedro, Fábulas, 1, 30).

Fecha de envío: 
28 de Septiembre de 2020