LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS

malandrín

LA PALABRA DEL DÍA

malandrín

Parece obvio que esta palabra debería derivarse de mal o de maleante, pero malandrín es, etimológicamente, el ‘corazón del roble’.
En efecto, esta voz, que nos llega del italiano malandrino, que proviene de la antigua expresión griega to melan dryos, que significaba ‘lo negro del roble’, empleada para denominar el corazón del tronco de ese árbol y, además, una forma de lepra que en latín recibió el nombre de malandria. En el bajo latín de Italia, los leprosos eran llamados, pues, malandrinos, un nombre que luego extendió su significado a ladrones y salteadores.
La palabra aparece registrada por primera vez en castellano en el Quijote (1605), con la denotación de ‘bribón’.

En esto, oyeron un gran ruido en el aposento, y que don Quijote decía avoces: —¡Tente, ladrón, malandrín, follón, que aquí te tengo, y no te ha de valer tu cimitarra!

En el español del Río de la Plata, malandrín dio lugar al lunfardo malandra, que se emplea para denominar a un sujeto que estafa o comete actos deshonestos. 

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

grandine

Del latín grando 'granizo'.

Si quis emisor [feritore. tor. zeta grandi onero] tempesta-tum [grandine] fuerit, post terminum omnibus diebus uite fue lacrimabiliter triduana. </i> Glosas silenses.(950-1000).

■ Priebsch, citado por Lapesa (2003), dice que solo se ha mantenido en el italiano grandine y en el rumano grindină;, mientras que en español y portugués fue sustituido por granitium > granizo/graniço. En las Glosas de Richenau, las más importantes de toda la Romania en el siglo VIII, figura grando: pluvia mixta cum petris

 

EL LATÍN DEL DÍA

Parturient montes, nascetur ridiculus mus (Horacio).

Parieron los montes y nació un ridículo ratón. En español también se escucha o lee "la montaña parió un ratón". La frase alude a un resultado que está muy por debajo de una expectativa que había sido grande.

Fecha de envío: 
20 de Julio de 2020