LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS

planeta

LA PALABRA DEL DÍA

Sistema solar

planeta

Los planetas aparecen al ojo humano con el aspecto de estrellas, pero a diferencia de estas, que permanecen aparentemente fijas en el firmamento, se mueven con respecto a las estrellas con trayectorias que hoy pueden ser calculadas con exactitud, pero que a los antiguos les parecían caprichosas, por lo que los romanos los llamaron stellae errantes ‘estrellas errantes’.
El nombre planeta, -tes, que apareció tardíamente en latín sustituyendo a stellae errantes, proviene del griego πλανήτης planétes ‘errante’, ‘vagabundo’, con origen en el verbo πλανάω planáo ‘andar errante’, ‘vagar’.
En los últimos años, los astrónomos han descubierto algunos planetas fuera del sistema solar, tanto en nuestra galaxia —la Vía Láctea—, como en otras más remotas, pero solo conocemos a fondo a los más cercanos, aquellos que pertenecen a nuestro sistema solar. Ordenados de acuerdo con su distancia del astro central son: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, este último degradado hace algunos años por los astrónomos a la subcategoría de plutoide, creada especialmente, debido a su escaso tamaño.
Con un rigor muy distinto al actual, así hablaba de los planetas el rey castellano Alfonso X, el Sabio, que reinó en Castilla, León y Galicia en el siglo XIII:

No hay corazón quanta fallaste la luna daquella parte en que esta la luna de Orient o de Occident. Et sabras quela luna esta en aquel grado del zodiaco a asmamiento. ca non se puede saber por el astrolabio cierta mientre por razon dela ladeza. Et assi faras de qual planeta uieres delas cinco que son. Saturno. Jupiter. Mars. Venus. & Mercurio. Assi como feziste dela luna. Libros del saber de astronomía (1276-1279). Corde.

Como podemos ver en este ejemplo planeta era un sustantivo femenino en el castellano medieval.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Horno medieval hallado cerca de Barcelona

poyar

Del latín podĭum ‘baranda’.
1. intr. Pagar la poya, el derecho de hornear pan en el horno del señor.

[...] que por agora mandan que los horrneros puedan poyar de quinze panes uno. Libro de Acuerdos del Concejo Madrileño. (1493-1497). Corde.

2. m. Nivel elevado, altura.

Deque me aduxisti en tan alto poyar, de qi toda la tierra parece fasta’l mar. Berceo. S. Millán, v. 60a,b.

EL LATÍN DEL DÍA

Omne manu factum consumit long vetustas

El tiempo consume todo lo que es fabricado por la mano del hombre.

Fecha de envío: 
8 de Julio de 2020