LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS

desflorar

LA PALABRA DEL DÍA

Desde la antigüedad, la virginidad ha sido considerada metafóricamente una flor

desflorar

Desde la Roma antigua, la virginidad ha sido considerada como una flor que la joven guarda para su esposo. Aunque esto raramente ocurre en el siglo XXI, la lírica imagen ha sido alimentada desde entonces por muchos clérigos e incontables poetas. Flor tan preciada que la legislación de numerosos países prevé aun hoy la posibilidad de anular el matrimonio si el esposo descubre un erro virginitatis, es decir, si la novia no es virgen.
Fieles a la imagen de la flor, los romanos llamaron deflorare al acto de quitar la virginidad a una joven.
Encontré el vocablo en este texto del fallecido escritor y periodista argentino Alberto Cousté, en su Biografía del Diablo (1978):

[...] en apoyo de las opiniones de santo Tomás quien, como se ha visto, consideraba la voluptuosidad del Diablo como un aspecto secundario de su maldad; no se sabe que el Turbador sea capaz de desflorar a una virgen, y en la opinión de la mayoría de los demonólogos, un considerable porcentaje de su gozo con los humanos consiste en empujarlos a la infidelidad.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Los azotes de Sancho

fostigar

Del bajo latín fustigāre

1. tr. Azotar, castigar con una fusta o con una vara o una fusta.

[…] Sobr’ esto todo do quier que el iuez o los alcaldes los fallaren iogando, fagan los fostigar e echen los de la cibdat. Fuero de Alcaraz (1296). Corde.

■ Este vocablo dio lugar al moderno hostigar ‘molestar a alguien u hostilizarlo’.

EL LATÍN DEL DÍA

si non caste, caute.

Si no castamente, al menos cautelosamente.

Fecha de envío: 
5 de Junio de 2020