Miércoles, 23 de junio de 2021

¿Cuándo murió el latín? ¿Murió realmente?

Estatua del emperador Antonio Pio en Hesse, Alemania

Benjamin Plackett *

La lengua latina se hablaba en todo el Imperio Romano. Pero ahora ningún país lo habla oficialmente, al menos en su forma clásica. Entonces, ¿se extinguió realmente el latín cuando dejó de existir el Imperio Romano?

Roma era uno de los mayores imperios del mundo, pero poco a poco el dominio que ejercía sobre sus colonias fue disminuyendo hasta perder completamente el control. A pesar de ello, el latín siguió siendo la lengua franca en gran parte de Europa cientos de años después de que esto sucediera. La respuesta a la pregunta de cuándo murió el latín, la lengua de la antigua Roma, es complicada. No hay una fecha en los anales de la historia que marque el fin del latín como lengua hablada, y algunos argumentan que es porque nunca murió realmente.

Puede que el Vaticano siga oficiando algunas misas en latín, pero prácticamente nadie en Italia utiliza el latín en su día a día. Sin embargo, esto no equivale a la muerte del latín, según Tim Pulju, profesor titular de lingüística y clásicas en el Dartmouth College de New Hampshire.

"El latín no dejó de hablarse realmente", dijo Pulju a Live Science. "Siguió siendo hablado de forma nativa por la gente en Italia, la Galia, España y otros lugares, pero como todas las lenguas vivas, cambió con el tiempo".

Lo más importante es que las alteraciones del latín eran propias de las distintas regiones del antiguo Imperio Romano, y con el tiempo estas diferencias crearon lenguas totalmente nuevas pero estrechamente relacionadas. "Se fueron sumando a lo largo de los siglos, de modo que el latín acabó convirtiéndose en una variedad de lenguas distintas entre sí, y también distintas del latín clásico", explica Pulju. Esas nuevas lenguas son las que hoy conocemos como lenguas romances, que incluyen el francés, el italiano, el portugués, el rumano y el español, entre otras.

Estas evoluciones lingüísticas se dan en todas las lenguas. Por ejemplo, el inglés. "El inglés se habla en Inglaterra desde hace más de un milenio, pero ha cambiado con el tiempo, como es obvio si se compara el inglés actual con el inglés isabelino, como se ve en Shakespeare", dice Pulju. "El inglés isabelino, de hace unos cuatro siglos, sigue siendo en su mayor parte comprensible para nosotros, pero el inglés de Chaucer, que data del siglo XIV, lo es mucho menos. Y el inglés de 'Beowulf', de alrededor del año 1000, es tan diferente del inglés moderno [que] no es comprensible para nosotros hoy". Pero nadie diría que el inglés es una lengua muerta: simplemente ha cambiado muy gradualmente durante un largo periodo de tiempo.

La única diferencia entre el inglés y el latín es que el inglés antiguo se convirtió en el inglés moderno y solo en el inglés moderno, mientras que el latín clásico se diversificó y dio lugar a varias lenguas diferentes. Por eso la gente tiende a pensar, quizá erróneamente, que el latín es una lengua extinta.

Sin embargo, las lenguas pueden extinguirse; a veces los hablantes nativos de una lengua mueren todos, o con el tiempo su primera lengua cambia hasta que finalmente no quedan hablantes fluidos.

Esto ocurrió con la lengua etrusca, hablada originalmente en la actual Toscana, en Italia. "Después de que los romanos conquistaran Etruria, las siguientes generaciones de etruscos siguieron hablando etrusco durante cientos de años, pero algunos etruscos, naturalmente, aprendieron latín como segunda lengua; además, muchos niños crecieron siendo bilingües en etrusco y latín", explica Pulju. "Con el tiempo, las ventajas sociales de hablar latín y tener una identidad como romano superaron a las de hablar y ser etrusco, de modo que, con el paso de las generaciones, cada vez menos niños aprendieron etrusco". El resultado final fue que la lengua etrusca simplemente murió.

La muerte de las lenguas no es solo un fenómeno antiguo. "También está ocurriendo con las lenguas indígenas en numerosos lugares del mundo", dijo Pulju. El Medio Oriente es una especie de punto caliente de las lenguas moribundas, lo que puede ocurrir cuando se estigmatiza socialmente el hecho de hablar una lengua no mayoritaria, no se enseña la lengua en las escuelas y se toman medidas más brutales, como la limpieza étnica y la violencia perpetrada contra las minorías. La Unesco calcula que al menos la mitad de las 7.000 lenguas que se hablan hoy en el mundo se extinguirán antes de que acabe este siglo.

Entonces, ¿cuándo murió el latín? No lo hizo, simplemente evolucionó.

 * Benjamin Plackett es un periodista especializado en ciencia y tecnología. Ha publicado en Nature, Scientific American, Engadget, Associated Press, Chemical & Engineering News, Discover Magazine y ABC News.