Lunes, 06 de diciembre de 2021

¿Cómo descifran los jeroglíficos egipcios y otras lenguas antiguas?

Antiguos jeroglíficos egipcios en el techo de la Sala Hipóstila del Templo de Hathor en Egipto. (Paul Biris / Getty Images)

Owen Jarus

Algunas sociedades antiguas tenían lenguas escritas, pero descifrar sus textos puede ser una tarea de Sísifo. Entonces, ¿cómo se las ingenian los expertos para traducir las palabras antiguas a las modernas?

La respuesta no es simple y tiene múltiples facetas, pero hay un ejemplo famoso que es paradigma de las mejores prácticas: el desciframiento de la piedra de Rosetta, descubierta por una expedición militar francesa en Egipto en julio de 1799, que allanó el camino hacia el desciframiento de los jeroglíficos egipcios.

La piedra contiene un decreto de Ptolomeo V que estaba escrito en tres sistemas de escritura: los jeroglíficos egipcios, la escritura demótica (utilizada por los egipcios entre los siglos VII a.C. y V d.C.) y el griego antiguo. El decreto, redactado en el año 196 a. C., establecía que los sacerdotes egipcios aceptaban coronar a Ptolomeo V como faraón a cambio de una reducción de impuestos. En aquella época, Egipto estaba gobernado por una dinastía de gobernantes descendientes de Ptolomeo I, uno de los generales macedonios de Alejandro Magno.

En la época en que se descubrió la piedra, tanto los jeroglíficos como la escritura demótica estaban sin descifrar, pero se conocía el griego antiguo. El hecho de que el mismo decreto se conservara en tres idiomas permitió a los estudiosos leer la parte griega del texto y compararla con las partes jeroglífica y demótica para determinar cuáles eran las partes equivalentes.

“La inscripción de Rosetta se ha convertido en el icono del desciframiento, en general, con la implicación de que disponer de bilingües es la clave más importante para el desciframiento. Pero fíjese en esto: aunque las copias de la inscripción de Rosetta circularon entre los estudiosos desde su descubrimiento, pasarían más de dos décadas antes de que se produjera un progreso significativo en el desciframiento”, dijo a Live Science Andréas Stauder, profesor de egiptología de la École Pratique des Hautes Études de París, en un correo electrónico.

La escritura jeroglífica contiene signos que representan sonidos y otros signos que representan ideas (como hoy en día la gente utiliza un signo de corazón para representar el amor), dijo James Allen, profesor de egiptología de la Universidad de Brown. Hasta que el erudito Jean-François Champollion (1790-1832) empezó a estudiar los jeroglíficos, “los estudiosos creían básicamente que todos los jeroglíficos eran sólo simbólicos”, dijo Allen a Live Science en un correo electrónico, señalando que la “contribución más importante de Champollion fue reconocer que también podían representar sonidos”.

Dado que Champollion “conocía el copto ―la última etapa del egipcio antiguo, escrita en letras griegas― pudo descifrar el valor sonoro de los jeroglíficos a partir de la correspondencia entre los jeroglíficos egipcios y la traducción griega en la Piedra de Rosetta”, dijo Allen.

“El conocimiento que Champollion tenía del copto egipcio le permitía ver la conexión entre los símbolos antiguos que estudiaba y los sonidos que ya conocía de las palabras coptas”, dijo Margaret Maitland, conservadora principal del Mediterráneo Antiguo en los Museos Nacionales de Escocia. Maitland señaló que fue el erudito egipcio Rufa'il Zakhûr quien sugirió a Champollion aprender copto.

“Champollion estudió copto con él y con Yuhanna Chiftichi, un sacerdote egipcio afincado en París. Los eruditos árabes ya habían reconocido la conexión entre las formas antiguas y posteriores de la lengua egipcia [como el copto]”, dijo Maitland. “Los jeroglíficos egipcios no podrían haberse descifrado sin el copto”, dijo Stauder.

Tres problemas de desciframiento

Aunque los jeroglíficos egipcios se descifraron en el siglo XIX, todavía hay una serie de lenguas antiguas que no se entienden hoy en día.

“Hay básicamente tres tipos de problemas de desciframiento”, dijo Allen a Live Science. La escritura jeroglífica egipcia entra en la categoría de un caso en el que “se conoce la lengua, pero no la escritura”, dijo Allen. Dicho de otro modo, los eruditos ya conocían el antiguo idioma egipcio del copto, pero no sabían qué significaban los signos jeroglíficos.

Otro problema de desciframiento es cuando “se conoce la escritura, pero no la lengua”, dijo Allen. “Los ejemplos son el etrusco, que utiliza el alfabeto latino, y el meroítico, que utiliza una escritura derivada de los jeroglíficos egipcios. En este caso, podemos leer las palabras, pero no sabemos lo que significan”, dijo Allen. (Los etruscos vivían en la actual Italia, y los meroíticos en el norte de África).

El tercer tipo de problema de desciframiento es aquel en el que “no se conocen ni la escritura ni la lengua”, dijo Allen, señalando que un ejemplo de ello es la escritura del Valle del Indo de lo que hoy es Pakistán y el norte de la India, ya que los estudiosos no saben qué escritura es ni qué lengua representa.

Reconstruir las lenguas

Los estudiosos que trabajan con escrituras no descifradas pueden aprender varias lecciones del desciframiento de los jeroglíficos egipcios.

“Una de las tesis principales de nuestro libro es que, por lo general, es mejor considerar una escritura antigua en su contexto cultural”, afirma Diane Josefowicz, escritora doctora en historia de la ciencia y coautora del libro recientemente publicado The Riddle of the Rosetta: How an English Polymath and a French Polyglot Discovered the Meaning of Egyptian Hieroglyphs (El enigma de la Rosetta: cómo un polímata inglés y un políglota francés descubrieron el significado de los jeroglíficos egipcios, Princeton University Press, 2020). Josefowicz señaló que Thomas Young (1773-1829), un científico británico que también trató de descifrar los jeroglíficos egipcios, “abordó el desciframiento como un crucigrama porque realmente no le interesaba el antiguo Egipto”, dijo Josefowicz a Live Science en un correo electrónico. “Champollion estaba mucho más interesado en la historia y la cultura egipcias, y por ello fue uno de los primeros en utilizar ampliamente el copto, una forma tardía del antiguo egipcio, en su estudio de los jeroglíficos”, dijo Josefowicz.

La piedra Rosetta

Ser capaz de relacionar una escritura no descifrada con una lengua o grupo lingüístico es vital, añadió Stauder. Champollion necesitaba conocer el copto para entender los jeroglíficos egipcios, dijo Stauder, quien señaló que los eruditos que descifraron los antiguos glifos mayas utilizaron sus conocimientos de las lenguas mayas modernas mientras descifraban los jeroglíficos.

Stauder señaló que los estudiosos que intentan descifrar el meroítico están haciendo más progresos porque ahora saben que está relacionado con la familia lingüística del nordeste sudanés. “El desciframiento ulterior del meroítico se ve ahora muy favorecido por la comparación con otras lenguas del nordeste sudanés y la reconstrucción de partes sustanciales del léxico del protonordeste sudanés a partir de las lenguas actualmente habladas de esa familia”, dijo Stauder.

Maitland se mostró de acuerdo y dijo que “las lenguas que aún sobreviven, pero que actualmente están amenazadas, podrían resultar cruciales para avanzar en las escrituras antiguas aún no descifradas”.

*Owen Jarus escribe sobre arqueología y todo lo relacionado con el pasado del ser humano para Live Science. Es licenciado en Letras por la Universidad de Toronto y en Periodismo por la Universidad Ryerson. Le gusta leer sobre nuevas investigaciones y siempre está a la busca de un nuevo relato histórico.