LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Domingo, 21 de julio de 2024

pasionaria

LA PALABRA DEL DÍA

Mburucuyá, la flor de la pasión de Cristo

pasionaria

Flor americana, conocida en el Cono Sur por su nombre indígena de mburucuyá o, en Brasil, por el de maracujá. Una leyenda indígena cuenta que Mburucuyá era una bellísima joven blanca, que llegó con su padre —un capitán español— al Virreinato del Río de la Plata, donde se enamoró perdidamente de un muchacho guaraní.

Mburucuyá no era, por supuesto, su nombre español, sino el apodo que le daba tiernamente su amado. El capitán no aprobó la pasión de su hija y asesinó al joven indio. Desesperada, Mburucuyá tomó una de las flechas de su enamorado muerto y se la clavó en el corazón. A medida que se escapaba la vida de su cuerpo, la pluma de la flecha se iba convirtiendo en la primera flor de mburucuyá, que dio origen y nombre a esa especie, conocida en botánica como Passiflora caerulea, por el color azul de su flor.

Hasta aquí la dulce leyenda guaraní, pero lo cierto es que al llegar los jesuitas a América, observaron que la flor de mburucuyá tenía tres estambres —que identificaron con los clavos de Cristo—, cinco pistilos —en los que vieron las cinco heridas de Cristo— y una corona de filamentos —que hicieron corresponder con la corona de espinas—. Por esa razón, la llamaron en latín Flor passionis y en español, pasionaria, nombre por el cual son conocidas fuera del Cono Sur tanto la planta como la flor del mburucuyá.

El nombre español del mburucuyá es, pues, de origen religioso y no tiene ninguna relación con la trágica pasión del romance de la joven blanca y su amante guaraní. En inglés, la flor es conocida como passion flower, y el fruto, como passion fruit.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Judíos en Sefarad, el nombre hebreo de la Hispania medieval

acristianado.

adj. Persona que asumía trabajos propios de cristianos, sin serlo.

Porque si bien lo miráys, aunque estéys acristianado, yo me creo que si a Tavara passáis vos serés apedreado por hebreo. Montero. Cancionero. Corde.

PÍLDORAS DE LENGUAJE

En la oración El rey llamó Felipe a su hijo, ¿cuál es el complemento directo y cuál el indirecto?

Llamar con el significado de ‘aplicar un nombre a algo o a alguien’ es un verbo transitivo, el complemento directo es el algo o alguien sobre el que recae el apelativo, y este es un complemento predicativo orientado al objeto (al algo o alguien). No se construye con complemento indirecto. En su oración a su hijo es el complemento directo; Felipe, el complemento predicativo del objeto su hijo. En la forma pasiva, el c. d. desempeña la función de sujeto: Su hijo fue llamado Felipe. (A su hijo lo llamó Felipe).

EL LATÍN DEL DÍA

quotidie morimur.

Cada día morimos un poco (Séneca).

Fecha de envío: 
Viernes, 3 de mayo de 2024