LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS
Miércoles, 25 de mayo de 2022

petróleo

LA PALABRA DEL DÍA

El uso del petróleo revolucionó en el siglo XX la historia, la geopolítica y la economía

petróleo

El periódico parisino Le Petit Journal convocó en 1894 la primera carrera de automóviles de la historia, que tuvo lugar el 22 de julio de ese año en un trayecto de 126 km entre las ciudades francesas de París y Rouen.

El vencedor de la prueba —en la que participaron 102 competidores— fue el conde Jules de Dion, uno de los pioneros de la industria automovilística europea, a bordo de un De Dion Bouton equipado con un motor de vapor.

El vehículo del ganador había sido fabricado por la sociedad que De Dion mantenía desde 1882 con Georges Bouton y Armand Trépardoux.

Los demás corredores utilizaron todo tipo de motores: los había eléctricos, varios de vapor y hasta algunos de aire comprimido, pero lo que más llamó la atención fue una máquina nueva, propulsada por un émbolo movido por la explosión de la gasolina pulverizada, un combustible extraído del petróleo, aceite mineral que hasta entonces se usaba para iluminación.

El conductor de este último coche, cuyo nombre la historia no registró, se quedó, probablemente, sin saber que estaba inaugurando la industria más poderosa de la historia humana, capaz de suscitar guerras interminables y crisis incesantes, derribar gobiernos y construir fortunas sin precedentes.

La palabra fue tomada del latín medieval petroleum, formada por petra ‘piedra’ (en alusión al carácter mineral del producto) y oleum ‘óleo’, ‘aceite’.

Uno de los primeros registros en castellano es de Melchor Gaspar de Jovellanos, en 1778, cuando describe en sus Diarios un horno para la producción de carbón de piedra en Asturias.

Por el tubo saldrá el humo mezclado con el petróleo y pasará a un lavadero, por dentro del cual han de penetrar otros tubos de barro cocido, para irse refrescando y cuajando el petróleo, que ha de salir a caer en sus receptáculos.

En portugués se mantuvo igual, fue adoptada como pétrole en francés; como petrolio en italiano; y como petroleum y oil en inglés, mientras que en alemán el mismo significado se transcribió como Erdöl, literalmente ‘aceite de la tierra’.

Si desea contribuir al sostén de este proyecto gratuito, le invitamos a consultar nuestra opción de micromecenazgo. Recibirá a cambio, diariamente en su correo electrónico, los textos completos de La Palabra del Día, sin anuncios.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Señalar con el dedo hacia un lugar es una aptitud exclusiva de los humanos y de los chimpancés en cautiverio

hi / hí / hý / í

Del latín ibi. adv. Allí, en ese lugar.

Et toto homine que populaverit et fuerit vicino et hi habuerit hereditatem é casa é aldea omnes habeant uno foro. Fuero de Marañón (a 1134). Ed. Muñoz y Romero (1847:496). 

■ De aquí surgió también la  que encontramos en hay, que generalmente no se menciona en la conjugación del verbo haber . Hay se formó con la tercera persona del presente de indicativo de haber  ―ha― más esta y , que significa 'allí'. Es la misma del francés il y a, que significa  'hay'.

PÍLDORAS DE LENGUAJE

¿Qué regla aplicar para la formación del diminutivo de palabras terminadas en s? ¿Por ejemplo, de Dios?

Las palabras terminadas en s forman su diminutivo agregando directamente a la terminación cualquiera de los sufijos diminutivos existentes: Dios > Diosito, Diosillo; tos > tosita, tosilla, tosecita; francés > francesito, francesita; etc. Note, sin embargo, que no se forman diminutivos de sustantivos plurales, sino que se pluraliza el diminutivo en singular. Ejemplo: inglés > inglesito > inglesitos, y no: ingleses > *inglesesitos.

EL LATÍN DEL DÍA

et non erubescebant.

Y no se ruborizaban (Adán y Eva por su desnudez). Génesis, 2, 25

Fecha de envío: 
Miércoles, 15 de diciembre de 2021