Sábado, 21 de julio de 2018

Consultas

LA PÁGINA DEL IDIOMA ESPAÑOL ofrece un servicio de consultas sobre la lengua castellana, atendido por un equipo de lingüistas y correctores de nuestro sitio y de la Comisión de Idioma Español del Colegio de Traductores Públicos de la Ciudad de Buenos Aires (CTPCBA).

No se atenderán consultas sobre usos locales o regionales, sino solamente sobre el español de todos.

Como el número de personas que atienden este servicio es muy escaso, elegiremos diariamente cinco preguntas para contestar, entre aquellas que se consideren más útiles para la mayoría de los visitantes.

Si desea hacer una consulta, pulse aquí

P: Tengo una gran duda sobre los términos REDUNDANCIA y PLEONASMO, pues en apariencia son lo mismo: REDUNDANCIA (DRAE): 1. f. Sobra o demasiada abundancia de cualquier cosa o en cualquier línea. 2. f. Repetición o uso excesivo de una palabra o concepto. PLEONASMO (DRAE): Demasía o redundancia viciosa de palabras. Dados los significados del DRAE, es obvio que son lo mismo. Sin embargo, y a pesar de lo anterior, se plantean ciertos usos positivos en alguna de estas figuras como, por ejemplo, «Lo vi...
R:

Aunque muchos los consideran sinónimos, el término redundancia denota la palabra, expresión o enunciado que se agrega a una oración sin que modifique el significado ni embellezca la forma y también refiere el empleo de palabras, enunciados o expresiones, sinónimos o perifrásticos, cuyo significado ya estaba expresado en la oración; en cambio, el término pleonasmo tiene el mismo significado, pero su empleo contribuye a hacer más expresiva la enunciación.

Es evidente que la línea de separación entre ambos es muy sutil y depende, en buena medida, de la subjetividad. Es por esto por lo que se  tiende a utilizar ambos términos como sinónimos y a hablar de pleonasmos correctos/incorrectos o admisibles/ inadmisibles. Sin embargo, esto no resuelve la demarcación, que sigue siendo, excepto casos muy evidentes,  pasible de cualquiera de las dos interpretaciones.

Todas las lenguas son, en cierto grado, pleonásticas. Suele decirse que el español lo es en alto grado. Es probable que esto sea cierto, y su causa esté en la idiosincrasia del idioma, por cierto, muy expresivo.

Piense en una situación donde se está describiendo el descenso de una persona de un avión. Normalmente se dirá: Lo vi descender. Ahora piense que lo que se quiere describir es el descenso de un extraterrestre de un ovni. ¿Bastará con decir: Lo vi descender? Seguramente, el hablante necesitará agregar expresividad a su enunciado para transmitir la conmoción que le ha provocado tan inusitada experiencia y recurrirá al pleonasmo.

Por otra parte, si nos proponemos ser rigurosos, tendríamos que decir que la utilización de los pronombres personales en oraciones tan comunes como Yo canto, por ejemplo, es un uso pleonástico, pues la desinencia de la forma verbal hace innecesaria la presencia del pronombre personal. Sin embargo, su uso es aceptado en español desde sus orígenes.

Con respecto a las construcciones Subí para arriba o Bajé para abajo, estas son consideradas redundancias, aunque todos los hablantes alrededor del mundo hispano siguen usándolas porque las evalúan como pleonasmos irreemplazables. En lenguaje  escrito no son aconsejables. Decía un reconocido gramático que no es lo mismo desde el punto de vista emocional que una madre enojada le grite a su hijo: «Sube ya» que «Sube para arriba ya».

P: Estoy redactando un texto y cuando hago referencia al nombre propio de un lugar normalmente pongo el artículo determinado el. Por ejemplo: «Vamos a hacer una mesa redonda en el Studio Beauty Market». Me baso en lo que he visto en otras páginas webs, por ejemplo, el Auditori de Barcelona. Sin embargo, el jefe me dice que quite el artículo porque no suena bien y el nombre del lugar está en inglés. A mí me suena raro y poco correcto decir: «Vamos a hacer una mesa redonda en Studio Beauty Market...
R:

En castellano, los artículos preceden a los nombres de establecimientos cuando estos contienen un nombre genérico que identifica el tipo de entidad de que se trata (banco, museo, colegio, universidad, etc.), o cuando el nombre está omitido, pero es consabido por los hablantes, por ejemplo: Mantienen una cuenta en el Banco de Santander; Ayer visitamos el Museo de Arte Moderno de la ciudad; Estudió Ingeniería en la Universidad Autónoma de México; Nos vemos a la entrada del Odeón (el teatro Odeón). Ahora bien, si se trata de nombres extranjeros, el uso del artículo producirá una incoherencia gramatical en ambos idiomas. En ese caso, o bien se nombra el genérico: Vamos a hacer una mesa redonda en el mercado/el salón de belleza/el centro/el local Studio Beauty Market o se prescinde del artículo (como sugiere su jefe).

P: Estoy redactando un documento, donde la denominación de «El Ministerio de Educación» se denomina «EL MINEDUC». Sin embargo, hay otra institución llamada «Cool is Best». ¿Es correcto anteponerle el artículo «LA CIB», como denominación?
R:

Consideramos que no corresponde colocar el artículo en ninguno de los dos casos. 

P: En su envío del 27 de junio con respecto a la palabra «faisán», usted escribe lo siguiente: «El nombre de esta ave aparece por primera vez...». ¿No debería ser «El nombre de este ave...»? Porque, a pesar de ser ave de género femenino, se le aplica el masculino, es decir el ave, un ave.
R:

Los sustantivos femeninos que comienzan por /a/ tónica son modificados por los artículos el, un, y los adjetivos indefinidos algún, ningún, pero el resto de los determinantes se usan en femenino: el ave rapaz; ningún ave sobrevolaba el espacio; un alma caritativa; el hada madrina. Pero: aquella ave rapaz; esa ave del paraíso; esta alma caritativa; esa hada madrina.

P: En una propaganda televisiva que bombardea este período del año, se hace esta pregunta «¿Cómo es el auto del futuro?» a unos niños. ¿No debería estar el verbo ser en futuro: «¿Cómo será el auto del futuro?»?
R:

Usted está en lo correcto.

P: ¿Qué es costumbre y qué es tradición?
R:

Costumbre es la manera habitual de actuar o comportarse . Tradición es la doctrina, costumbre que se transmite de generación en generación y es conservada por una colectividad determinada. Podríamos decir, entonces, que tradición es la suma de costumbres comunes a un colectivo determinado que han sido transmitidas por generaciones.
P: ¿Cuál de estas dos formas es correcta: «Ordenándoles a los dos salir de la habitación» u «Ordenándole a los dos salir de la habitacion»? [En este caso el que ordena es una persona con cierta autoridad].
R:

El pronombre personal átono se usará en singular o plural de acuerdo con el número del complemento indirecto al que duplica o sustituye. En el caso de referencia tenemos un complemento indirecto (dos) de número plural y por eso, corresponde usar  la forma plural de su duplicador (les): Ordenándole a él/ella - Ordenándoles a ellos/ellas. Ordenándole a uno - Odenándoles a los dos.

P: ¿Qué significa «exausto»?
R:

La palabra *exausto no se halla registrada en los diccionarios de la lengua. Probablemente se trate de exhausto, cuyo significado es 'agotado'.

P: ¿Se escribe «para hacerle rabiar» o «para hacerlo rabiar»?
R:

En construcciones del tipo hacer + verbo se dan dos casos.

Si el verbo es transitivo, el sujeto de este constituye el complemento indirecto del verbo hacer: Hicieron visitar todos los monumentos famosos a Pedro > Le hicieron visitar todos los monumentos famosos.

Si el verbo es intransitivo, su sujeto funciona como el complemento directo de hacer: Hicieron caminar a Pedro por toda la ciudad > Lo hicieron caminar por toda la ciudad.

Como rabiar es un verbo intransitivo, el ejemplo de su consulta se adapta al segundo caso: en hacer rabiar, el sujeto de rabiar (él) es el complemento directo de hacer: hacer rabiar a él > hacerlo rabiar. Sin embargo, en las zonas leístas, se emplea y admite el pronombre le en lugar de lo, por lo tanto, en esas regiones es válido decir: para hacerle rabiar.

 

P: ¿Está bien empleado el adjetivo «consciente» en el siguiente enunciado? «Cuidemos lo que no es nuestro, cuidemos el agua, seamos más conscientes».
R:

Sí, equivale a responsable, juicioso, sensato. Además, su ortografía es correcta.

P: ¿Cómo se dice: «Yo voy a hablar» o «Yo voy hablar»?
R:

Voy a hablar, es un caso particular de la perífrasis ir a + verbo en infinitivo.

P: Mi consulta es referente a la expresión inglesa «preaching to the choir». Quisiera saber cuál es el mejor equivalente que tenemos a ese modismo en español. Una de las sugerencias que he obtenido es «llueve sobre mojado», pero creo que no da la talla. A mí se me ocurre traducirlo como «evangelizar a los cristianos» o «proselitizar a los convertidos».
R:

Gastar saliva en balde; predicar a un converso; predicar a los conversos.

P: Desearía saber el origen de la palabra «ochote», y si es un término en euskera o en castellano.
R:

En música, el ochote denota una coral de ocho voces graves típica del norte de España. Ochote es el término castellano, equivalente a zortzikote u otxote en euskera (http://traductores.elcorreo.com/), zortzi es ocho en esa lengua.

P: Me gustaría saber si la omisión de «después» en «Después de que haga algo, haré aquello» es correcta.
R:

La locución adverbial es después de que, que significa ‘más tarde’, ‘a continuación’, ‘con posterioridad’, ‘en tiempos posteriores’; dicha locución carece de sentido completo si se elimina el adverbio después, que le imprime justamente su significado de posterioridad.

P: «De sobremanera, el volcán me asusta». ¿Está bien usar la preposición «de»?
R:

No, el adverbio sobremanera se usa sin preposición.

P: Tengo dudas acerca de si es gramaticalmente correcto decir: «Hay tiempo de viajar»; si no es obligatorio, en esos casos usar «para», o sea «Hay tiempo para viajar». Sé que con «ser» y con «tener» tanto «de» como «para» son admisibles.
R:

No es obligatorio, ambas preposiciones son posibles.

P: ¿Cual es la forma correcta? : ¿Y tu qué opinas?, o bien, ¿Y tú qué opinas?
R:

La forma correcta es: ¿Y tú qué opinas? El pronombre personal se tilda para distinguirlo del posesivo tu.

P: Me gustaría conocer la forma correcta de preguntar lo siguiente: ¿Qué hotel es el mejor? o ¿Cuál hotel es el mejor?
R:

Faltaría un poco de contexto. En general, se usa qué cuando nos referimos a un conjunto indeterminado, en este caso, de hoteles. Se usa cuál, cuando se habla de un conjunto limitado de elementos que se pueden contar, y se desea elegir uno de los elementos conocidos de ese conjunto. A la pregunta general: ¿Qué hotel es el mejor?, podría responderse con Bueno, será un hotel de cinco estrellas. Y a ¿Cuál hotel es el mejor (de los del catálogo, de aquellos en los que has estado, de los de la costa...)?, El hotel Solymar, no tan cerca de la costa, pero muy acogedor y en plena naturaleza.

P: ¿Cuál es el significado de la expresión «a modo»? Por ejemplo, en la frase: «Para evitar nombramientos a modo».
R:

El sustantivo modo denota la forma o manera en que se hace algo. Se registra la locución a modo de, que significa ‘como’ o ‘como si fuera’: El abuelo usaba una rama de castaño a modo de bastón. La locución a modo, sin la preposición de, no aparece consignada en ninguno de los diccionarios consultados, ni existen casos de su uso en los distintos corpus del español. Desconocemos si se trata de un regionalismo. En el ejemplo de referencia, a modo parece significar ‘a dedo’, ‘arbitrariamente’, ‘al modo de alguien en particular’. También puede referirse a de cualquier modo.

P: ¿Es correcto utilizar el verbo importar para referirse al importe de una factura? Por ejemplo: «La factura importa un total de 200€».
R:

No, no corresponde. La primera acepción de importar según el DLE de la RAE es: ‘Dicho de una cosa: Valer o costar cierta cantidad’, por lo tanto, no es la factura la que cuesta, sino lo que está especificado en ella. Se puede decir que la mercancía facturada importa 200€, que sería su valor, o que el importe de la factura es de 200€.