Viernes, 06 de marzo de 2015

Consultas

LA PÁGINA DEL IDIOMA ESPAÑOL ofrece un servicio de consultas sobre la lengua castellana, atendido por un equipo de lingüistas y correctores de nuestro sitio y de la Comisión de Idioma Español del Colegio de Traductores Públicos de la Ciudad de Buenos Aires (CTPCBA).

No se atenderán consultas sobre usos locales o regionales, sino solamente sobre el español de todos.

Como el número de personas que atienden este servicio es muy escaso, elegiremos diariamente cinco preguntas para contestar, entre aquellas que se consideren más útiles para la mayoría de los visitantes.

Si desea hacer una consulta, pulse aquí

P: ¿Es incorrecta una de estas expresiones? ¿Cuál de ellas? Le informo de que ha obtenido premio. Le informo que ha obtenido premio.
R:

Ambas construcciones son adecuadas porque el verbo informar funciona como transitivo (informar algo) o intransitivo (informar de algo).

P: ¿El decir «mi peor enemigo» no apunta a decir que es el más inofensivo? Ya que al ser el «peor» da cabida a suponer que hay mejores que él, ¿no?
R:
No. Peor es un adjetivo comparativo que signifia ‘más malo’ o un adverbio comparativo  que significa ‘más mal’. Mi peor enemigo significa entonces ‘mi más malo enemigo’, ‘el más malo de todos mis enemigos’, 'el que más daño me hace' y no *'el que se porta mejor o menos daño me hace'. Por el contrario, decir mi mejor enemigo significaría que de entre todos ellos, el mejor es el más inofensivo.
P: En «La palabra del día» del 17 de febrero sobre la samba, la primera oración dice: «El samba es una danza y música popular brasilera de compás binario y acompañamiento sincopado, originada en las culturas africanas que desembarcaron en Brasil con los esclavos africanos». Me pregunto por qué el adjetivo 'brasilera' no está en plural si se refiere a dos sustantivos (danza y música).
R:

Porque ambos sustantivos, danza y música, se han considerado en el texto como una unidad léxica; en estos casos, el adjetivo puede concordar en género y número con el más cercano.

P: ¿Está bien la oración «Me vestí linda por si hacíamos algo» cuando se pronuncia antes de salir? Creo que está mal porque ‘hacíamos’ es pasado, pero no sé si es ‘hicéremos algo’ o ‘haremos algo’.
R:
La forma *hicéremos no existe. Las tres formas verbales más apropiadas son: hacíamos (pretérito imperfecto de indicativo), hacemos (presente de indicativo), hiciéramos (pretérito imperfecto de subjuntivo).
 
Con hacíamos el hablante describe en el momento actual lo que pensó cuando se estaba vistiendo, es decir, la oración Me vestí por si hacíamos algo es la forma en pasado de la oración Me visto por si hacemos algo. Gramaticalmente no hay nada que objetar.
 
Con hacemos e hiciéramos el hablante se sitúa en el momento de la enunciación y plantea la posibilidad de hacer algo, con mayor grado de certeza usando el presente, con mayor incertidumbre usando el imperfecto de subjuntivo.
 
El futuro haremos no se adecua en esta oración porque encierra en sí mismo el compromiso de que se cumplirá la acción expresada (hacer algo), y esto se contradice con la noción de imprevisión implicada en ‘por si’. Cabría su uso en esta otra formulación: Me vestí porque sé que haremos algo.
P: Esta palabra parece ser un uso extendido en al menos parte de Latinoamérica, incluyendo la prensa y literatura, sin embargo, no figura en la RAE. ¿Qué se sabe de su uso y etimología?
R:

Se usa en algunos países de América. En el Diccionario de americanismos (2010) se define como ‘lugar en el que abundan rocas y peñascos’. Es un derivado bien formado por la aplicación del sufijo -erío (que indica conjunto) al sustantivo roca: roca + -erío > roquerío ‘conjunto de rocas’.

P: Últimamente oigo a menudo en TV a un locutor de partidos de fútbol que, al comentar, describe que la falta o el saque de banda es «favorable para» tal o cual equipo. Entiendo que la preposición adecuada es ‘a’ (favorable a), pero ignoro si ‘para’ también es correcta.
R:
Cuando favorable denota ‘que favorece a alguien o algo’ el complemento puede introducirse con ambas preposiciones. Por consiguiente: El saque de banda es favorable {al/para el} equipo rojo.
P: ¿Cómo se dice con la palabra correcta cuando querés destapar un caño, por ejemplo?
R:
Destapar y desatascar son verbos adecuados; en lenguaje más técnico se usa desobstruir.
 
P: ¿Es correcto decir por ejemplo «el Brasil de aquella época» o «la Francia de mis ancestros» ? ¿Es correcto aplicar un género a los países? ¿Cómo saber el género correcto de cada uno?
R:
Los nombres de países y ciudades pueden ser determinados con artículos y otros elementos gramaticales, adjetivos, por ejemplo. No existe normativa para la elección del género, pero sí se observan ciertas convenciones en el uso: si el nombre termina en a átona, se aplica normalmente el femenino: la Colombia colonial, la Mérida de la época romana, la Rusia imperial, la España republicana, la Francia de mis ancestros; todos los demás, se expresan habitualmente en masculino: el París nocturno, el Uruguay moderno, el Perú de los incas, el Brasil de aquella época. Sin embargo, los nombres de ciudades que terminan en consonante se expresan en masculino o femenino (este por asociación con ciudad): el París nocturno o la París nocturna; el Buenos Aires colonial o la  Buenos Aires cosmopolita; el Berlín posmoderno o la Berlín romántica...
 
P: En un estatuto, encontré: «...Se deberá procurar que ningún departamento quede sin representación en la Asamblea General de Delegados...» refiriéndose a elección de delegados. ¿Está bien esta expresión con 'deberá' o aplica 'debe'?
R:
Cualquiera de los dos tiempos verbales, presente o futuro, está bien empleado. 
El futuro mira hacia elecciones que no se han realizado y en las cuales, llegado su momento, deberá cumplirse la norma en cuestión.
P: ¿Debe llevar tilde la primera persona del singular del pretérito perfecto simple de indicativo del verbo piar? ¿Cómo es correcto escribir ese pasado: «yo pie» o «yo pié»?
R:
No lleva tilde porque es un monosílabo, ie constituye diptongo. En los diptongos, el mayor tono de voz recae sobre la vocal fuerte, e en este caso. Compare con pío, pía, que son palabras bisílabas: las combinaciones ío, ía constituyen hiatos.
 
P: No estoy segura de si debe usarse mayúscula en la primera palabra siguiente a los dos puntos en expresiones con la siguiente estructura: Objetivo: practicar la ortografía de palabras que llevan ‘ge’ o ‘gi’. Justificación: los alumnos que están aprendiendo español frecuentemente cometen errores relacionados con el uso de la ‘g’. En estos casos (que no corresponden a definiciones), ¿las palabras ‘practicar’ y ‘los’ deben escribirse con mayúscula o no?
R:
Según la normativa vigente (Ortografía de la lengua española, 2010), los enunciados explicativos que se escriben después de los dos puntos que cierran los elementos de una lista se escriben, igual que los textos de las definiciones, con mayúscula inicial.
Objetivo:         Practicar la ortografía...
Justificación: Los alumnos que están aprendiendo...
 
P: Todos vemos normal decir una oración con dos determinantes o pronombres numerales en plural («Ganaron los dos o tres primeros»), pero ¿está bien dicho con uno: «Ganaron los uno o dos primeros»?
R:
No, porque uno primero no es una forma adecuada de referirse al primero de una lista.
Se dice el primero, los dos primeros, los tres primeros... (o los correspondientes ordinales, el primero, el segundo, el tercero...). Debe ser: Ganaron el primero o los dos primeros.
P: Me he encontrado con la expresión «llamar en causa» (alguna cosa). Creo que se trata de un calco del italiano. ¿Existe esta expresión en castellano? De ser así, ¿qué significa?
R:
La locución verbal llamar en causa no se registra en castellano.
Para dar una traducción fidedigna, habría que conocer el enunciado en el que aparece, ya que, dependiendo del contexto, podría significar ‘citar’, ‘convocar’, ‘hacer referencia’,‘tener en cuenta’, ‘apelar’, entre otros.
P: Para la redacción de trabajos de grado a veces es útil usar siglas que resumen varias palabras. Por ejemplo, si quisiera usar la sigla DMII para diabetes mellitus tipo II, porque esa combinación de palabras se usa muchas veces en un texto, cuando escribo por primera vez para establecer la sigla, ¿debo usar diabetes mellitus tipo II (DMII) o Diabetes Mellitus tipo II (DMII) o alguna otra forma de resaltar la combinación de palabras, por ejemplo, itálicas o comillas, tal como «diabetes mellitus...
R:
Los nombres de enfermedades son sustantivos comunes, se escriben, pues, en minúscula: diabetes mellitus. Las siglas se escriben con todas sus letras en mayúscula. Así la abreviación de diabetes mellitus es DM, el tipo puede ser expresado en números arábigos o romanos: DM-1, DM-2, DM1, DM2, DM-I, DM-II, DMI, DMII, etc. No es necesario resaltar el término con la cursiva ni entrecomillarlo (a menos que se tenga la intención expresa de hacerlo, como, por ejemplo, en la presente respuesta) porque está lexicalizado en español con ese nombre.
 
P: ¿Cuál de estas formas de redactar la idea es más clara? Siento que la primera; pero muchos linguistas indican que la segunda. «Si quien roba va a la cárcel, ¿no con mayor razón debería ir quien mata?». «Si quien roba va a la cárcel, ¿no debería con mayor razón ir quien mata?».
R:
Como la parte de la pregunta no está puntuada con comas, en la primera puede entenderse que el adverbio no niega la expresión con mayor razón, queriendo decir entonces que quien mata debería ir a la cárcel con igual o menor razón, o sea, no con mayor razón.
En la segunda, el adverbio niega el verbo debería, expresando así lo deseado. Para mayor claridad, convendría colocar comas:
«Si quien roba va a la cárcel, ¿no, con mayor razón, debería ir quien mata?».
«Si quien roba va a la cárcel, ¿no debería, con mayor razón, ir quien mata?».
 
P: En la frase «No hay futuro que perder», ¿ese ‘que’ debe llevar tilde o no? ¿Por qué?
R:

No lleva tilde porque en esa frase que actúa como conjunción y no como pronombre interrogativo.

P: Quisiera saber cuál podría ser el diminutivo de la palabra IGLESIA.
R:
Se forma sustituyendo la terminación -ia por cualquiera de los sufijos diminutivos femeninos -ita, -illa, -ina, -ica, -uca. Este último puede adquirir un valor despectivo. Iglesita, iglesilla, iglesuca. El más común es iglesita.
 
P: Quiero saber qué tipo de oración es, por ejemplo, «psicoanálisis en Córdoba».
R:
No es una oración porque carece de predicado. Puede ser un sintagma nominal, es decir, un grupo de palabras que tienen como núcleo un sustantivo. Ejemplos: el jardín de mi vecino; la niña vestida de rosa; el gato con botas; etc. El sintagma nominal puede desempeñar las funciones de suejeto o complemento dentro de la oración. Observe los siguientes ejemplos:
Psicoanálisis en Córdoba es un directorio de psicoanalistas de la ciudad de Córdoba (sujeto).
Psicoanálisis en Córdoba se titula la encuesta llevada a cabo por especialistas del área (sujeto).
Durante su año sabático, escribió Psicoanálisis en Córdoba (complemento directo).
 
En otro contexto, psicoanálisis en Córdoba puede constituir también los complementos directo y circunstancial de una oración:
Los doctores que me recomendaron practican el psicoanálisis en Córdoba (‘el psicoanálisis’ complemento directo: ‘en Córdoba’ complemento circunstancial de lugar).
P: ¿Está bien el uso de los tiempos verbales en la siguiente oración: «Desde hace tiempo que no leo»?
R:
El tiempo verbal es adecuado, pero la sintaxis no. La locución temporal desde hace tiempo equivale a hace tiempo que, luego debe usarse una sola de ellas y no la combinación de ambas: Desde hace tiempo no leo. No leo desde hace tiempo. Hace tiempo que no leo.
 
P: ¿Cómo se escriben los números en letras del 31 al 99? ¿Así: treintiuno o treinta y uno; noventinueve o noventa y nueve?
R:

En la forma canónica, que es la de mayor frecuencia de uso, se emplea la grafía en dos palabras: treinta y uno, cuarenta y ocho, sesenta y siete..., noventa y nueve. Pero la grafía en una sola palabra es considerada correcta en el español de hoy, aunque es poco frecuente. Note la ortografía: treintaiuno, cuarentaiocho, sesentaisiete..., noventainueve.