Miércoles, 23 de enero de 2019

chau

El saludo de despedida chau, usado en algunos países hispanohablantes, proviene del italiano ciao, aunque en la lengua de Dante no se usa sólo como despedida; también puede significar ‘¡hola!’ o ‘¿cómo te va?’. La palabra italiana ciao se formó a partir de schiavo (esclavo), debido a un saludo que en cierta época estuvo en boga en algunos lugares de Italia, equivalente a ‘soy su esclavo’ o, como diríamos en un castellano que ya suena un tanto arcaico, ‘beso su mano’ o ‘soy su seguro servidor’. El origen de schiavo se remonta al Imperio romano, época en la cual los pueblos eslavos eran llamados tanto slavus como sclavus, voces tomadas del griego bizantino sklavos. Gran cantidad de esclavos capturados en la región de los Balcanes empezaron a llegar a Europa occidental hacia el siglo X de nuestra era. Desde esa época, los idiomas europeos fueron asignando un significado diferente a cada una de las dos formas de la palabra. En español la forma ‘eslavo’ se reservó para designar a aquellos pueblos de Europa oriental y ‘esclavo’, para los seres humanos sometidos a la esclavitud. En inglés se usan slav y slave, respectivamente; en francés, eslave y esclave; en alemán, Slawe y Sklawe.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.