}r潞]0 B%R-Q^F(BB%E~yc\8bL DտgF!@"3ɳtg>?Ϋq=_[͗O#}8<:ѴyUMv5ȋ)+޽P/xƀWleOIK:YY%jz2-RqQC=4尮87j+ +QV8g,DxHC}`jY|40+3{kH`>ԍ!\YQs4لJ;bu= u]CwЫ6W%hb yU7L0M mѥIN+D+ρJ4M{y!4be%RHo^riZ <0f|0F=Kl$` @zm /W1K0VBDI(4.UE"Eb:ai[,ܓURb= oZkkMBKDsyih‚i\;S~E;IkQY_~FF'h 1V0.ņ^ِ#y?:wO+~>5oή__G ;Z|틩(HP{K\\dr[Rc/.Γ,אָo|oFTyZ* NǓ>~Z#+j= 鐖{Ecy&zuI>NܦIx^f-D^mE$l7WoH%뫗YObk,^#e~!"تuCkF?!T]gjU\҃"$XKI 4ì#A e[S8ȑ|B;X .z6IC\Lo cwtT$U&#S$ 棄'(BHKzG%u^nk+$œ_08bLXE%Vx4x8hZ~۲CJ>jQJ!h.,'g_BBVh~ep}$`̟GOopT%)I'Z|L2iV<c$ u.2/A?g%EvZ'2&EE !@H4 Ҝuַ"K ޾Vm`Xu6G^uA LLӴ/DHHzi zIƣ_3}vլoս+Ҵi86j }BGS y6hP~Ovծ"b 3!Iu !XQAY1yTVDlzb](ʧ$e2ޡ߿5yO4/ᴪh_%^R40qkB*Wn?(&"f٧-]n'ФvH[NVyO'{h9->҇;Wyw7hoֽ$` ^Co,Ex6]KYd+{SK~L ]U/*]amcZ݇jj(/`wH|mKVdQ4K5ta2ѿ ~&,FE>.NhhRi4I!]GR$+>2/d}qƓ~ kejR>&ܟ 4$j>I]e`1J0%K 3: YG'y˿FSx(٭Pgդ)Oer>iaӚ4U/aEAV%Yo&oR,DgKƊ$ɇZ<(GӴ9[#7R#_V4!6eSk-R%$V<\g,[),gK_L UskYXN|q㹽^JyCi%EjTmhc| D R&8bG+FVnk=w^2okEYA"fFPlwM S-D&fdEɂOWg aوi|ZA&1%{kBtřgYnD/8m$0@GA;eHcsA;#~ANo^mo^7߮_ olܳyjV^gQ3N>f=/`ɰ\}IjZUB~ga z7,k5֌w:I2BqwGf4Oar Lӱ߳ {^LsT\ݲ-tB3;[m@Ō痃v_iyÏv'bj!o,zqc4vg!LGgy&H3ˉܾRwZw_?;9z}DIטh>&T;A&5\W]չԖWMuޚx{PX׭͸LqdcvEke^Y{F3Yw*[~`|jKddVF0iabc+cXgzM,ShNiQ 3}L]+1{4<i_Y(gvg5ju? %9JsXO(Pwi'!юT'>JnnifE6iQ-R;t|F M`PUү JaM֝9S&ׯ4S$z2rL~9Ca H琗'&.ЪE="T5sYy6_< 򙳊sIK}#d* ` -76}>Im1'v! 2,a6al߶V)xWk!YÂfy_%k>АZ!z;%XHze-3H Ϭ "&z-g #gZsF2Sezl%jTӵVQs)(gt4ZKMOĥ2Gӻ s:ޥdzѷ_ܤQهd>z!3/ZNՄK1 Id2C72`S[vVے`9@I:DMU%z_=/$nm)8CrM,kg"Aĥ `F1Z(S)|Tʖ J *񕤡*,8!Em zAZpHM3=w[D*߁@)Cay.7XT\IOXJ&U) BH Q bYpeٌ+t f5nK_ tv7)gt=eH2b J.@N!Rkz.PLڷr6hEֺOh66qft*؈r )# E(eȒq"O 3KG7̔QJ!5ΩډAљ(ɥOI֥!ٞf(:: \/;-IANajr)_Udr{& 5їDEl.TQ9vRJUr`倂k4Z f6V) E,|ʢHY`0L0Q":LD-H(7Ygz\cK+fH-:m}BD.I-#'e/򔶲YEM  $/+jSK4BI槅32b2B}vmk {m?3!Cds@浌 o~I7 =lLK%Bo~hJ N R>kJtG%>HuXYDV*zoL OŲy+aSN =dM s7cy%}&<@{"]lgc P65gRr`3TdY˾VűV_8d.2oۋ~]ӱfx߰|T 0- J߬aբ A>W-it.3-(FxѠv4@7!kL]@6cj3=sh_Mi'ttJ FS!$5ҏqRI3-llo!=?L~݉/ܹ!yE94cF[)ĐL\mC-IIi3*& -r5^x^_]F!~q~r'ڃSvx=|y s L]V {3aE;||T#Jz)\ۛz*Ysgyyu^K ]^0g S;4u`*XFs۰ `7(t lm02D'ePflǜ~`Ǧd?q; }U툙 L96 ;]0V`xzsՅ)bXƟN00F9 Dlq[N$b l?7CK؁nuhfp?dP0Cײ#4m<;N !O1׃(`e70 ߎ Cqq$ٮeBt0 ? VV qHҏBm {G FB@] B[7!:\۲@fPGZ40NEgql]Ӳl_0c= {Ռ؛FECcNd3riʲ7YQp<ᙎ|C/\ eьu+a u9y[n,]0Tc#C=ئ]ēz & \GuM&&7la؝ڪ&Zah"}b Z%v#J}`l1ch-(No b]Xof1.oCq߃.%|!nhcl [== M7]4|~^9`1&؆p] Bhx:dh fq'c"ڇΘu<.haUy~'%*a]a cEN 6w3 R v f: N-< {>ȋ],qCW 7đ! ӈ׷us.(+K`XA(E%b[P| !vY\Gt8͂*ڡ=gNz-HFµ#mҭGpl* ;Vxl ̓}9HlthYu`^i2H <@>3=!r<>"? `Z4.xDZQ8/Qs#HGfy`M+{ݔjfJ:qHb?C7`:XGe J6YmӋLu#EpP|#Ġ@,$,c_oeU˽@#qf(9?:,hIES t얥C]8`e ZfR j_xi : nhAcJD7׈q m0n ̈uf" y ms@'wg 7}|lnq'67! BDl4IeS{1bv[gncⶹY= @C#a-YK @@} g#o! cOFLrut;A,,r vN5Ҧt-yMf!Ɓ>ɌAlWK nlȰH2Q.RM^yҗa y;>HyOH|D1ꂱhfMm3DD6C^#zuh"lds%I Py5c{7W {=I6VuhQA: I>T_7qԝ<3.]go_=z׮-|ꛩ>տQL g忳S<~|9WM/3s0+3K6?zn/ R[4wܟ?Yu icmBY%gB}!Kv>{6͈u#Vw@{dͺt" <) 폢=ܑPJdN "I|wqY ꮱh$ \^$/)@5֪.Õ;HYۛLg=2} YM0-]fK $j{wݽv.{Nf5;׷JQm&|HFm--<6㹆.o[Gu0YC:vZݝ$RE"zG+Ìa0Rrx}OUa@]uwO;ǏN39~y~lQ mQ@8O{+ʢ|J$X-oo^~*,BcƧ"&o8d7,Og=ڲ^0wŇ9RJǁwZ3ʼ07NҖ/ܐ$ !Z6"Yv_)6YBFLaKYNu6 kϪF<.V\K=Vc]6_II$TpWepզU q+WK-:[moyƤn[eVwVB/ko2 nTUDuEٮrQQjᤠ]uw˚ZtfյN4=TUGJxRBLUe!#:!%P*]>t*@v*&}j3P۳;Midֽe&tbH&ka~ot_^7>N ݅f{tހq~@oݥ"N]tA'3ZG3HaI]SM(Vc
Se inscribió para recibir La palabra del día
y no le está llegando?

Vea qué puede haber ocurrido


Por qué no estoy recibiendo La palabra del día?
Si Ud. se inscribió para recibir el boletín La Palabra del Día, debería estar recibiéndolo, ya que lo enviamos a todos los suscriptores entre dos y tres veces por semana.
Sin embargo, a fin de evitar el correo no solicitado, algunos proveedores rechazan los mensajes enviados en forma masiva, como nuestro boletín, por confundirlo con publicidad no solicitada spam.

Algunos proveedores –como el venezolano cantv.net o el estadounidense comcast.com– utilizan programas de rechazo automático de mensajes de propaganda, un recurso que con frecuencia resulta demasiado primitivo, ya muchos mensajes deseados se acaban perdiendo sin que Ud. tenga la posibilidad de saber siquiera que le fueron enviados. Otras veces, nuestros mensajes son rechazados bajo alegación de que "contienen un virus", lo que con nuestro nivel actual de control es muy difícil, si no imposible. En estos casos, es precisa la intervencin del usuario, usted, para que los mensajes de "La palabra del da" no sean bloqueados puesto que, si un proveedor decide no entregar mensajes nuestros, no hay nada que podamos hacer al respecto.


Por esa razón, sugerimos NO suscribirse con los correos de Hotmail y Yahoo, que rechazan sistemáticamente nuestros envíos.

En los dems casos, lo que usted s puede hacer para sortear esos errores es autorizar la recepcin de los mensajes procedentes del remitente distribucion@elcastellano.org.

También es posible que su proveedor limite la cantidad de mensajes que puede almacenar y que, por esa razón, su caja postal esté llena cuando llega nuestro mensaje, que entonces es rechazado.
Pero si nunca recibió nuestros envíos a pesar de haberse inscrito, considere la posibilidad de haber cometido inadvertidamente algún error de tecleo en el momento de insertar la dirección de su buzón electrónico.


Me borraron de la lista?
No borramos a nadie pero, cuando los envíos a un destinatario son rechazados en tres remesas consecutivas, nuestro programa de envío borra automáticamente al suscriptor. Eso no podemos evitarlo; tenemos que proceder así a fin de mantener la lista limpia de direcciones inexistentes.


Cómo puedo saber si estoy inscrito/a?
En cualquier momento, Ud. puede volver a inscribirse para verificar la validez de su suscripción.
Hágalo en http://www.elcastellano.org/palabra.html. Si ya está inscrito o inscrita, el programa se lo dirá. Y en ese caso, puede tener la certeza de que le estamos enviando el boletín. Si no lo recibe, no hay nada que podamos hacer para ayudarlo/a ya que el problema está en otro sitio. Le sugerimos que en ese caso cambie de proveedor.


Tengo una nueva dirección de correo electrónico. Adónde debo enviar el aviso?
Si su dirección cambió, no nos envíe un mensaje para avisarnos. Como los suscriptores son muchos y no podríamos atenderlos a todos personalmente, hemos puesto a disposición de todos un programa que procesa automáticamente las solicitudes. Siéntase a gusto para hacerlo usted mismo/a en
http://www.elcastellano.org/p alabra.html.


Recibo los mensajes pero no puedo leer nada en ellos, me llegan vacíos o llenos de signos que no entiendo. Qué puedo hacer?
La lectura de los mensajes puede tornarse ilegible por varias razones, todas ellas vinculadas a incompatibilidad del conjunto de caracteres usados o a la configuración de los programas de correo empleados para leerlos. Se trata de problemas muy técnicos y específicos de cada computadora, por lo que el problema requiere apoyo técnico local. Sugerimos verificar la configuración de los programas de correo.


ASOCIACIN CULTURAL ANT0NIO DE NEBRIJA - Derechos reservados - 2003