Viernes, 24 de noviembre de 2017

La RAE pone en claro que España
nunca será un estado federal

28/01/2013
NULL

NULL

Màrius Serra, La VanguardiaCuando publiqué que la RAE había modificado la definición de la entrada referéndum recibí mensajes que contenían derivados del sustantivo paranoia. La Academia introduce cambios de cara a la 23.a edición del DRAE, prevista en papel para el 2014. Estas enmiendas afectan, por ahora, a 9.984 entradas y se pueden consultar en la edición digital rae.es. Tras haber comprobado movimientos en la entrada de referéndum, las filólogas Silvia Senz y Montse Aberte han hecho un estudio y han detectado enmiendas políticamente significativas en las siguientes entradas: autodeterminación, autogobierno, consulta popular, Estado, Estado de derecho, estado federal, estado de alerta, estado de excepción, estado de guerra, estado de sitio, intervencionismo, parlamento, plebiscito, referéndum, soberanía y soberanía nacional. Senz y Aberte son editoras y coautoras del libro de crítica universitaria. El dardo en la Academia (Melusina), dos volúmenes bastante silenciados por las élites intelectuales que analizan en profundidad el papel de la RAE como núcleo del nacionalismo español. El juego de las diferencias semánticas sería un mero ejercicio intelectual si el presidente de la RAE no fuera miembro nato del Consejo de Estado y el DRAE uno de los criterios que aplican los tribunales españoles cuando hay divergencias de interpretación sobre un concepto. Por ejemplo, cuando el Consejo interpretó jurídicamente referéndum (dictamen 1618/2010) a partir de su definición en el DRAE para determinar que había base para recurrir al TC la ley de consultas populares por vía refrendaria del Parlament de Catalunya. De ahí que la nueva ley del Parlament será sobre consultas no refrendarias, y de ahí también la trascendencia futura de los cambios en la definición de referéndum en el DRAE, destinados a impugnar también una consulta no refrendaria. Aberte destaca las sintomáticas redefiniciones de estado de sitio (Situación declarada por el Parlamento cuando se pueda producir un atentado contra la soberanía o independencia del Estado o contra su integridad) y Estado federal (El compuesto por Estados particulares, cuyos poderes territoriales gozan de una autonomía sometida al orden constitucional). La actual edición limita el primero a «motivos de orden público» y en el segundo los Estados van en minúscula (no soberanos) y no se cita orden constitucional alguno. Sostiene Aberte que la nueva definición transforma al estado federal en confederal (federación de Estados) y que choca con las constituciones de estados federales como Venezuela o México. Con la nueva definición del DRAE queda claro que España nunca será un Estado federal.