Miércoles, 18 de julio de 2018

Trump convierte las palabras en armas y está ganando la guerra lingüística

13/06/2018
George P Lakoff y Gil Duran

Donald Trump ha sido vendedor durante casi medio siglo. Ahora se está vendiendo a sí mismo, su visión del mundo y sus puntos de vista egoístas sobre la ley y la verdad. Sus principales herramientas son el lenguaje y los medios de comunicación. Al transmitir fielmente las palabras e ideas de Trump, la prensa le ayuda a atacar, y por lo tanto a controlar, a la propia prensa.

Trump sabe que la prensa tiene un fuerte instinto para repetir sus afirmaciones más escandalosas, y esto le permite poner a la prensa a trabajar como una agencia de marketing para sus ideas. Sus mentiras llegan a millones de personas a través de la repetición constante en la prensa y los medios de comunicación social. Esto supone una amenaza existencial para la democracia.

El lenguaje funciona activando estructuras cerebrales llamadas "circuitos-marco" utilizados para comprender la experiencia. Se hacen más fuertes cuando oímos el lenguaje activador. Una repetición suficiente puede hacerlos permanentes, cambiando la forma en que vemos el mundo. Incluso la negación de un circuito marco lo activa y fortalece, como cuando Nixon dijo "No soy un ladrón" y la gente pensaba de él como un ladrón.  Los científicos, comerciantes, anunciantes y vendedores entienden bien estos principios. También los hackers estatales rusos e islámicos. En cambio, la mayoría de los reporteros y editores claramente no lo hacen. Así que la prensa está en desventaja cuando se trata de un supervendedor con una habilidad instintiva para manipular el pensamiento por 1) enmarcar primero 2) repetir a menudo, y 3) llevar a otros a repetir sus palabras haciendo que la gente lo ataque dentro de su propio marco.

El lenguaje puede moldear nuestra manera de pensar. Trump lo sabe. Aquí están algunas de sus técnicas de manipulación favoritas.  Primero, arma las palabras. El modificador "torcido" condenó a Hillary Clinton sin juicio. La repetición constante de los medios de comunicación selló el veredicto. "Noticias falsas" proclama que las noticias son falsas. El uso de "falso" está diseñado para deslegitimar al propio periódico. Trump también utiliza insultos estratégicos para socavar la investigación de Rusia, etiquetándola como una "caza de brujas" por parte del "estado profundo" en un intento de desviar la culpa. Es falso, pero cuando la prensa lo repite, su narrativa gana. Los medios perpetuaron una mentira de Trump repitiendo "spygate", que falsamente caracterizó al informante del FBI como un espía. Una vez cometido, este error de la prensa es difícil de corregir. Una posible corrección inmediata podría haber sido el uso de "RussianSpyGate", centrándose repetidamente en los contactos rusos de los ayudantes de campaña de Trump Carter Page y George Papadopoulos, con el informante del FBI comprobando el espionaje ruso en la campaña de Trump. 

Esto habría tenido que hacerse una y otra vez, y los reporteros lo mencionan cada vez que se usa el término "spygate". No es una solución fácil.

Luego están los que los científicos cognitivos llaman "ejemplos destacados" - casos individuales bien publicitados, en los que una amplia publicidad lleva al público a considerarlos como de alta probabilidad y que tipifican a toda una clase. Trump los convierte en estereotipos armamentísticos. Es un maestro en la difamación de grupos enteros de personas como mentirosos, violadores, terroristas - o en el caso de las fuerzas de seguridad de los Estados Unidos y las agencias de inteligencia - agentes de la corrupción.

Sabe cómo evitar asumir la responsabilidad de una reclamación. "Tal vez". "No lo sé." "Ya veremos." Sin embargo, la afirmación se ha hecho y se mantiene, sin responsabilidad alguna por ello. En El arte del trato, Trump discute el uso de la "hipérbole veraz" - afirmaciones exageradas que sugieren una verdad significativa. Su hipérbole puede ser positiva ("grande", "fantástica", "la mejor") para lo que le gusta o negativa ("un desastre", "lo peor de la historia") para lo que no le gusta. "El "peor acuerdo comercial de la historia" enmarca los acuerdos comerciales como "acuerdos", donde los "acuerdos" son vistos como juegos de suma cero que se ganan o se pierden - y ganar es el único resultado positivo. "¡No se siente bien ganar!" "¡Ganarás tanto, que te cansarás de ganar!"

"Trato" y "ganar" no son sólo palabras. Son fundamentales para su visión del mundo. 

Los que ganan merecen ganar; los que pierden merecen perder. Los que no ganan son "perdedores". Esta es una versión de la responsabilidad individual, una piedra angular del pensamiento conservador. Hay una jerarquía moral. Los que ganan son mejores que los que pierden.

"Estados Unidos primero" significa que Estados Unidos es mejor que otros países, como lo demuestra su riqueza y poder. Y que la riqueza y el poder deben ser usados para ganar - para adquirir más riqueza y poder en todos sus "tratos" - incluso con nuestros aliados. El poder incluye el poder de intimidar o castigar - por ejemplo, imponer aranceles o retirarse del tratado - o al menos amenazar si otros no están de acuerdo con él.