Sábado, 18 de noviembre de 2017

Rufino José Cuervo aceptaría
el cambio lingüístico

02/09/2011

Ernesto Duarte Ossa, La OpiniónEn el año en que se conmemora un siglo de la muerte de Rufino José Cuervo, quedó claro que este celoso guardián de la lengua no se estremece en su tumba por lo que está pasando hoy en día con el español.El miembro de número de la Academia Colombiana de la Lengua, Edilberto Cruz Espejo, así lo dijo en la reciente visita a Cúcuta.—Creo que don Rufino es un poquito elástico.Pero no se puede dejar de lado lo expuesto en las Apuntaciones críticas sobre el lenguaje bogotano (1867-1872) donde desnudó y corrigió las impropiedades del lenguaje, las voces mal formadas, las palabras con acentos errados y los giros defectuosos.Cuervo admitió después que la lengua evoluciona, cambia y se modifica. Por eso, si hoy estuviera vivo, él pensaría con mayor elasticidad que la lengua sigue un curso y tiene que estar de acuerdo con el actuar de las comunidades y del momento histórico.—Entonces, no creo que se revuelque en la tumba, como dicen algunas personas, por las modificaciones o cambios drásticos, porque hoy no podemos hablar como Miguel de Cervantes, por ejemplo, comentó el licenciado en ciencias de la educación, Edilberto Cruz Espejo.Un filósofo describió a la lengua como la casa del ser, razón que impulsó a Cruz Espejo a reclamar que esa vivienda debe estar limpia y asequible, pero abierta a ciertos cambios.Como a los medios de comunicación y a los periodistas se les señala de depredar y atropellar el idioma, escuchamos el concepto de quien fuera investigador del Departamento de Lexicografía del Instituto Caro y Cuervo.—Creo que en un 95% el habla del periodista es supremamente correcta. De ahí la insistencia a las universidades que tienen la carrera de Comunicación Social que les enseñen a tener un poco de cuidado con la lengua a sus estudiantes que serán lo que van a definir cómo debe hablarse en los medios y su repercusión sobre la población.Destacó los resultados favorables de los estudios sobre la sintaxis y el léxico que se utilizan en los medios informativos, hecho por el cual planteó:—El periodista debe ser y es un buen cuidandero de la lengua, a pesar de que haya deslices en algunos momentos. Obviamente, no somos perfectos y a veces se van ciertas cosas.El uso de los extranjerismos encontró una explicación histórica. Para ello, Edilberto Cruz Espejo se remontó a la época en que Roma dominó a España, e impuso el latín.—La manera de hablar los españoles era muy curiosa y les producía risa a los romanos. Además, en España era tanto el amor por el latín que los hijos de los ricos iban a estudiar a Roma.—En Colombia e Hispanoamérica siempre se quiso imitar el lenguaje de Madrid. Luego de la independencia se quiso imitar el lenguaje de París y entonces el siglo XIX estuvo lleno de galicismos.—En el siglo XX empieza con mayor fuerza la influencia de Estados Unidos y, entonces, obviamente que el inglés es el que domina y es el que penetra, porque ellos son los que difunden la tecnología y la ciencia.Y, quien lo creyera, Rufino José Cuervo, quien quiso mucho la lengua castellana, no se dolía del uso de voces extranjeras, pero sí reclamaba el cuidado en la sintaxis para evitar cambios dramáticos en la estructura del lenguaje.¿Cuántas palabras habla?Dígame cuántas palabras habla y le diré quién es, pudiera ser la medida para lo relacionado con el conocimiento del significado y uso de los vocablos.Edilberto Cruz Espejo, a partir de 1986 fue nombrado jefe del Departamento y director científico del proyecto de finalización del Diccionario de Construcción y Régimen de la Lengua Castellana de Rufino José Cuervo (tomos cuarto al octavo).Ese conocimiento le da la capacidad de comentar que una persona normal no conoce más de 3.000 palabras del castellano. El interés de los lexicógrafos y filólogos es que se suba a entre 5.000 y 10.000 de las aproximadamente 100.000 que aparecen registradas en el diccionario.—Siempre que hablamos de don Rufino nos referimos a la necesidad de acudir al diccionario para ampliar la riqueza léxica que es fundamental para conocer y comprender mejor el mundo y la vida.Se rió cuando se le preguntó cuántas manejaba recordó las mediciones lexicográficas, según las cuales, todos los hablantes tienen más de 3.000 palabras en su vocabulario.El estudiante que termina el bachillerato debe contar con más de 5.000 términos diferentes en su cabeza. Los que se gradúan en la universidad unas 8.000. Como él se dedica a estudiar las palabras puedes debe tener más de 10.000.—La memoria de don Rufino era poderosa, de tal manera que no solo tenía las palabras del español, sino las del inglés, el francés, el alemán, el latín y de muchas otras lenguas. Por ser un trabajador de la palabra debería tener más de 10.000, precisó Cruz Espejo.El filólogo y humanista Rufino José Cuervo nació en Bogotá el 19 de septiembre de 1844 y murió en París el 17 de julio de 1911. Dejó como legado el Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana y las Notas a la gramática castellana de Andrés Bello, entre otros trabajos.En 1942, el Ministerio de Educación de Colombia creó el Instituto Caro y Cuervo, que dentro de sus misiones tiene la de continuar el diccionario.