Domingo, 19 de noviembre de 2017

Los tres secretos de un diplomático para aprender idiomas

14/10/2015

Aprender un idioma se ha convertido en una necesidad, ya no sólo de cara a mejorar nuestro currículum, sino también para movernos por el extranjero. Pero hay algunas profesiones, como la de diplomático, que exigen conocer otras lenguas, y es bueno contar con una serie de trucos a la hora de aprender un nuevo idioma que faciliten la labor y agilicen el estudio.

Shawn Kobb es un diplomático estadounidense que ha decidido revelar cuáles son los tres secretos que ayudan a aprender otra lengua más rápidamente y con los mejores resultados. Además, como americano conoce el mayor problema al que se enfrenta debido a la cultura en la que ha nacido: habla Inglés y sus compatriotas simplemente esperan que el resto del mundo lo hable, en vez de aprender ellos otra lengua.

Así lo ha señalado en un artículo en Business Insider, del que se hace eco el portal América Economía, en el que además ha revelado cuáles son estos tres trucos que aprendió en el Instituto de Servicio Exterior para enfrentar en aprendizaje de otro idioma:

1- Rutina

No todos nosotros los que se apuntan a una clase para aprender otra lengua son diplomáticos a los que se les paga para aprender un nuevo idioma, pero la lección que queda es la necesidad de un entrenamiento intenso: leer fuera del aula, ver vídeos instructivos disponibles de forma gratuita en Internet, consultar vocabularios... Pero la 'tarea' más recomendada por Kobb es algo muy útil: grabar frases en la lengua extranjera y luego escucharlas para estimar el uso del lenguaje mismo.

2- Objetivos específicos

"A diferencia de la mayoría de la población que estudia un idioma extranjero, nosotros, los diplomáticos, tenemos un objetífico muy específico: pasar una prueba antes de ir a cumplir con nuestro trabajo en todo el mundo", dice Shawn. "Si bien la conversación diaria es importante para nuestras vidas, nuestra prueba requiere específicamente de un alto nivel en temas sumamente difíciles. En general, se espera que podamos hablar durante horas sobre temas como el medio ambiente, el sistema político de EEUU, la educación, el ejército y otros temas que el estudiante ocasional puede no estar interesado", ha señalado.

3- No todo viene del estudio

El diplomático recomienda completar el aprendizaje con cosas que se pueden hacer en casa. Para Shawn el truco es identificar los verbos y palabras clave durante una conversación que necesitan ser dominadas con maestría. Y, en este punto, Internet ha cambiado y ofrece todo tipo de webs en las que se dan consejos para mejorar las habilidades lingüísticas.