Domingo, 19 de noviembre de 2017

Las ventajas de aprender idiomas después
de los 50

02/06/2013
NULL

NULL

S. F. ABCEl aprendizaje de un idioma mejora el desarrollo intelectual de las personas ya que se somete al cerebro a un gran esfuerzo. Este beneficio se potencia aún más en las personas que superan los 50 años.Por ello, una alternativa para la salud mental además de divertida por el conocimiento de otras culturas, nuevas relaciones humanas... es invertir el tiempo libre en un viaje al extranjero donde estudiar el idioma de origen. Los programas específicos para mayores ofrecen un aprendizaje cómodo así como tiempo libre para realizar actividades así como conocer el país y su cultura.Además al ser programas dirigidos a un mismo segmento de edad, se establece una comunidad intercultural de personas de distintas procedencias pero de la misma generación. Una experiencia humana inolvidable ya que a cualquier edad se puede realizar un cambio de la perspectiva de la vida.Se trata de una gimnasia mental que tiene poderosos efectos sobre el cerebro, según demuestran recientes estudios científicos. Mejora la llamada plasticidad cerebral, potenciando el aprendizaje y la memoria; aumenta la capacidad de concentrarse y focalizar la atención; permite manejarse mejor en situaciones de multitarea, e incluso estudios realizados por la University College de Londres han demostrado que puede retrasar la aparición de la enfermedad de Alzheimer.Los programas de idiomas en el extranjero para mayores de 50 años son ideales para aquellos que quieren conocer culturas extranjeras y ver mundo y les entusiasma seguir aprendiendo a cualquier edad, porque el conocimiento no entiende de años.La persona se integra, además, con los habitantes locales y aprende a conocer su cultura y tradiciones, con mayor intensidad a la que genera una visita turística.Otro de los atractivos de estos cursos de idiomas es que se conoce a gente de su misma generación procedente de los cuatro rincones del planeta con los que disfrutar del tiempo libre y compartir un ambiente de estudios relajado.«Más que simples vacaciones tradicionales, nuestros programas Club 50+ proponen estudios de idiomas en el extranjero, para personas a partir de los 50 años que deseen aprender o perfeccionar un idioma. Mezcla sutil de turismo, aprendizaje y placer, nuestros programas están orientados hacia el descubrimiento de la cultura local. Entre los destinos en los que poder estudiar un idioma se encuentran Inglaterra, Malta, Francia o Nueva Zelanda, donde los participantes se integraran con los habitantes locales, viviendo con una familia o en un apartamento privado, y donde harán una inmersión total en el idioma adentrándose en las tradiciones de cada país», explica explica Juan Pedraz, responsable de ESL (Idiomas en el extranjero). Los cursos se imparten durante las mañanas, mientras que las tardes se dedican a las actividades y excursiones, oportunidad perfecta para explorar los atractivos del país que se visita.