Sábado, 18 de noviembre de 2017

La Real Academia Española y la democracia chilena

05/10/2015
Scott Sadowsky

http://terceracultura.cl/2015/10/la-real-academia-espanola-y-la-democrac...

 

Hace unos días, el Servicio Electoral de la República de Chile (Servel) rechazó por tercera vez la inscripción como partido político del movimiento Revolución Democrática. ¿Su argumento? En palabras de El Mercurio:

El Servicio Electoral (Servel) rechazó la inscripción del movimiento liderado por el diputado Giorgio Jackson, Revolución Democrática (RD), debido a que su nombre contraviene “al orden y a la paz social”.

De acuerdo al oficio enviado por el organismo, se recurre a la definición de la palabra “revolución” hecha por la Real Academia Española (RAE), “en que la mayoría de sus acepciones implican o dan a entender eventuales acciones contrarias al orden público y la paz social”.

Esto, entonces, “viene a vulnerar los artículos 4° y 19° de la Constitución Política de la República y las obligaciones establecidas en el artículo 2° de la citada Ley N° 18.603 (Ley Orgánica Constitucional de los Partidos Políticos)”.

Resulta francamente absurdo que las autoridades del Estado chileno recurran a una obra de consulta española para interpretar su propia legislación. ¿Acaso utilizarían la constitución española con esta misma finalidad? Por supuesto que no. Tal como cada país tiene su propio régimen jurídico, cada país tiene su propia variedad de lengua, la cual debe respetarse, sobre todo en temas tan sensibles –y de alcances tan profundos– como la aplicación de las leyes.

Por citar un solo ejemplo, en Chile el verbo detentar se refiere a ocupar un cargo de manera legítima, tal como se puede apreciar en la Ley Nº 19.240:

Artículo 2°.- Establécense los siguientes requisitos para el ingreso y promoción en las plantas de la Dirección del Trabajo que se indican: […]

c) Para el caso de las Jefaturas, grado 9, será requisito detentar un cargo de fiscalizador en el grado tope de este escalafón, con una experiencia laboral de a lo menos diez años en la Dirección del Trabajo, continuos o discontinuos.

Sin embargo, el diccionario español define detentar de la siguiente manera:

1. tr. Retener y ejercer ilegítimamente algún poder o cargo público.

2. tr. Der. Dicho de una persona: Retener lo que manifiestamente no le pertenece.

Si se utilizara el Diccionario de la Real Academia Española para interpretar esta ley chilena, los resultados serían desastrosos, sobre todo en el contexto de la rígida lógica jurídica:

El requisito para desempeñarse como Jefe Grado 9 pasaría a ser el haber ejercido el cargo de fiscalizador en el grado tope del escalafón de manera ilegítima durante 10 o más años.

Pero como en Chile detentar de ninguna manera implica la falta de legalidad, legitimidad o validez, todos quienes ahora son Jefes Grado 9 deben haber ocupado el cargo de fiscalizador de manera legítima.

En consecuencia, ¡lo más seguro es que ninguno de los Jefes Grado 9 de la Dirección del Trabajo cumplen con los requisitos legales para ocupar el cargo!

Esta misma situación se repetiría en incontables reparticiones del Estado chileno, de aplicarse el Diccionario de la Real Academia Española, dejando estragos en la administración pública.

Justicia poética: una solución práctica

Si el Servel mantiene su negativa a permitir la inscripción de Revolución Democrática, debido a que el DRAE asevera que la palabra revolución implicaría “acciones contrarias al orden público y la paz social”, habrá que buscar una solución más creativa para lograr la inscripción de este movimiento.

Dado que fue Andrés Bello quien estableció, a través del Código Civil, que el significado de las palabras debe interpretarse según el DRAE, sería muy apropiado que se solucionara este entuerto a través de otra obra del destacado intelectual venezolano, específicamente la ortografía que desarrolló, conocida como la ortografía chilena, casera o de Bello.

Esta ortografía se diferenciaba de la española de las siguientes maneras:

El sonido /θ/ del español peninsular (que se fusionó con /s/ en toda América) se escribía con la letra z: “zinco”, “zapato”.

El sonido /x/ se escribía siempre con la letra j: “jeneral”, “jaiva”, “Méjico”.

El sonido /i/ se escribía con la letra i: “pan i agua”, “lei”.

El sonido /r/ se escribía con el dígrafo rr: “rrojo”, “perro”, “Isrrael”.

Se eliminó la letra h, ya que no representa ningún sonido: “_onorable”, “a_umado”.

Se eliminó la letra u cuando no se pronunciaba: “g_irnalda”, “g_erra”.

Al aplicar la ortografía de Bello al nombre del movimiento en cuestión, quedamos con:

Rrevoluzión Democrática

¿Qué se lograría con esto? Sencillo: la palabra “rrevoluzión” no figura en el Diccionario de la Real Academia, así que el argumento esgrimido por el Servel no le es aplicable.

Pero ¿es legítimo inscribir un partido con un nombre que no existe en la lengua castellana de hoy?

No lo sé. Habría que preguntarles a los militantes de Evópoli.