Jueves, 23 de noviembre de 2017

Identidad y lenguaje: los retos de los latinos en EE. UU.

04/10/2015

Los desafíos de los latinos en Estados Unidos

 

 

 

Nueve de cada diez hispanohablantes están de acuerdo con que es importante aprender inglés para triunfar en Estados Unidos, simultáneamente se está dejando de hablar el castellano, mejor conocido como español, que es el elemento que unifica a la comunidad y la identifica en el contexto internacional.

Mientras los europeos hablan dos, tres y más idiomas y los estadounidenses se esfuerzan por aprender otros, incluido el español, incluso el chino, para ampliar sus posibilidades a nivel profesional, comercial, cultural, los latinoamericanos están perdiendo su identidad, de la cual el lenguaje es un elemento vital, en un triste proceso de aculturación, debido a un erróneo complejo de inferioridad. En la lucha contra la discriminación es fundamental rescatar y mantener el valor del idioma, frente a la tendencia generalizada que margina a los hispano-parlantes para denigrarlos, como si fueran menos americanos por hablar español que el resto de inmigrantes, parte de un tratamiento estereotipado de corte anglo.

 La educación sobre la propia identidad es fundamental para cambiar la perspectiva y para luchar contra la discriminación. Los españoles que llegaron a América con Colón, un siglo antes que los ingleses, fueron los primeros en introducir un lenguaje europeo (castellano o español) a este continente, además que fundaron en él las primeras escuelas, universidades y centros educativos. Los latinoamericanos han recreado en esta parte de su continente, sus formas de vida bajo condiciones adversas, incluyendo sus practicas espirituales, religión, lenguaje, gastronomía, música y literatura.

Existe consenso de los medios de comunicación en reconocer a la educación como el principal medio para fortalecer el capital humano. La prensa latina tiene en Estados Unidos una trayectoria de más de 200 años, pero su trabajo actualmente es crucial en el futuro de la comunidad. 

Mientras se produce un crecimiento cuantitativo de la población hispano-parlante, el trabajo de la prensa latina es actualmente muy implorante para educar sobre la identidad, los aportes, conquistas y aspectos positivos a fin de romper estereotipos. La presencia de los hispanos en Estados Unidos data del siglo XVI pero solo se da énfasis a su impacto durante los últimos 100 años, porque existe un desconocimiento general de las grandes contribuciones de esta comunidad que es muy heterogénea. 

Es necesaria una mejor comprensión de su identidad mestiza, mayor incremento de elementos que promuevan la integración, comenzando por eliminar nacionalismo egoístas que se vuelven en una marcada tendencia separatista e incluso promueven una competencia negativa. Los latinos han participado activamente para redefinir y democratizar la ciencia, la medicina, la educación, las leyes laborales, la prensa, etc., pero mientras no exista una autovaloración de la propia identidad dual, no habrán posibilidades duraderas de lograr un respeto real de parte de la sociedad, instituciones y gobierno estadounidenses, frente a los problemas, necesidades y preocupaciones de los latinoamericanos. Hoy, más que nunca, hay una necesidad urgente de fortalecer la democracia en los Estados Unidos y parte de ello es la tolerancia, comenzando por el idioma, comprendiendo su valor histórico, cultural y sociológico.