Sábado, 18 de noviembre de 2017

Fuimos pájaros y cantando aprendimos a
hablar

28/02/2013
NULL

NULL

Junto con el brote de la conciencia, el nacimiento del lenguaje constituye uno de los objetos de estudio que más fascina y mantiene perplejos a científicos e investigadores de diferentes ámbitos. Un nuevo trabajo realizado en conjunto por el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Tokio plantea la posibilidad de que el lenguaje humano haya surgido en una de sus capas de la imitación del canto de las aves.Los investigadores creen que el lenguaje humano es la combinación evolutiva de las canciones de las aves y de una expresión utilitaria, orientada a la transmisión de información que puede ser observada en otros animales (como las abejas, por ejemplo).Según Shigeru Miyagawa, existen dos capas de expresión en el lenguaje humano, una expresiva que involucra los cambios organizacionales en los enunciados, y una capa «léxica» que se relaciona con el contenido de los enunciados –esto basado en el trabajo de lingüístas como Noam Chomsky, Kenneth Hale and Samuel Jay Keyser.Las canciones de las aves asemejan la capa expresiva –y los mensajes de las abejas o de los primates la capa léxica. En algún punto, entre 50 mil y 80 mil años atrás, los humanos fusionaron estos dos tipos de comunicación, creando una forma única de lenguaje, que nos ha dado desde Shakespeare a la Supercomputadora Watson.«Este tipo de adaptaciones de estructuras ya existentes son comunes en la historia natural», afirma Robert Berwick, co-autor del trabajo y profesor de lingüística computacional en el Laboratory for Information and Decision Systems del MIT. «Cuando algo nuevo se desarrolla, generalmente lo hace a partir de piezas viejas», dice Berwick. «Hemos visto este fenómeno una y otra vez en la evolución: las viejas estructuras pueden cambiar un poco y pasar a adquirir funciones radicalmente nuevas».Según esta hipótesis, la capacidad expresiva y melódica fue primero aprendida y luego de aquí –de este lenguaje similar al de los pájaros– se aprendió a recombinar elementos para formar discursos (la capacidad léxica). La hipótesis también se basa en que existen similitudes en las primeras etapas en las que el ser humano aprende lenguaje y las de un ave –incluso en las partes del cerebro que utilizan.Aunque esta hipótesis parece más sólida existen algunas teorías alternativas, más desaforadas. Como la de William Burroughs de que «el lenguaje es un virus del espacio» o la de Terence Mckenna, quien considera que los monos evolucionaron –y aprendieron a utilizar lenguaje complejo– después de que consumieran hongos que contenían psilocibina.Según una teoría del conocimiento, basada en las neuronas de espejo como en la literatura védica, el que conoce se convierte en aquello que conoce, este es el verdadero aprendizaje. Con cierta libertad, podemos decir que si el hombre aprendió a hablar escuchando a los pájaros es porque fue pájaro.