Domingo, 19 de noviembre de 2017

El fascículo arqueado del cerebro es clave
en el lenguaje

27/07/2013

Karla Islas,Un estudio encabezado por Diana López-Barroso, del grupo de Cognición y Plasticidad Cerebral del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell) y la Universidad de Barcelona, concluye que el fascículo arqueado, que es un haz de fibras nerviosas que conecta las regiones auditivas del lóbulo temporal con la región motora que se sitúa en el lóbulo frontal del hemisferio izquierdo del cerebro, tiene un papel clave en el proceso de aprendizaje del lenguaje.El trabajo, que se publica hoy en Proceedings of the National Academy of Sciences, sugiere que las diferencias individuales en el desarrollo de las conexiones en este haz condicionan la capacidad para aprender nuevas palabras.En el estudio han participado 27 voluntarios sanos a los que se les hizo escuchar nueve palabras trisilábicas artificiales, sin ningún significado asociado y con estructuras similares a las palabras de la lengua castellana. Entre palabra y palabra se dejaba una pausa de 25 milisegundos, imperceptible pero suficiente para ayudar al aprendizaje en el habla fluida. Las nueve palabras se repetían de manera aleatoria 42 veces.Para obtener la información complementaria sobre la estructura y la función cerebral se utilizaron dos técnicas no invasivas de resonancia magnética.Antes de llevar a cabo la tarea de aprendizaje de palabras, los investigadores adquirieron imágenes estructurales del cerebro mediante la técnica de tensor de difusión. Además, mientras los participantes escuchaban las palabras, se registró su actividad cerebral mediante resonancia magnética funcional. Después de esta fase, los participantes escucharon una serie de palabras y se les pidió que identificaran las que habían escuchado durante la fase de aprendizaje lingüístico.El trabajo concluye que existe una fuerte relación entre la capacidad de recordar palabras con la estructura del fascículo arqueado, que une dos grandes zonas del cerebro: el territorio de Wernicke, relacionado con la descodificación auditiva del lenguaje, y el territorio de Broca, que coordina los movimientos asociados al habla y el procesamiento del lenguaje.Los sujetos que aprendían mejor las palabras tenían el fascículo arqueado más mielinizado, según reveló un análisis de correlación con un índice indirecto sobre el contenido de mielina de las fibras nerviosas. Además, la sincronización entre la actividad de las regiones conectadas por este fascículo era mayor en estos participantes.López-Barroso, ha destacado que esta investigación ayuda a entender el desarrollo del lenguaje en los humanos y por qué es una capacidad única de nuestra especie. Además, según ha explicado a Diario Médico, estos hallazgos tienen una potencial utilidad para la investigación de nuevos tratamientos para pacientes con afasias y otros trastornos del lenguaje, que pueden aparecer después de un traumatismo craneoencefálico o que se asocian a patologías como epilepsia o ictus. En los pacientes con lesiones en el fascículo arqueado se podrían probar estrategias orientadas a la estimulación de la vía ventral, que está más relacionada con el procesamiento del significado de las palabras.