Domingo, 19 de noviembre de 2017

Cómo los hispanos pierden el
castellano en EE. UU.

24/03/2013
NULL

NULL

Andreu Barnils, VilawebHace dos meses los principales directivos de las cadenas de televisión hispanas de Estados Unidos se reunieron en Miami. Querían debatir el futuro de su mercado. Christy Haubegger, directivo de la Creative Artists de Hollywood, dijo una frase que al leerla en Miami Herald me quedó grabada en la memoria: 'Tenemos que ver cómo pasamos de programar solo en español a programar para hispanos. [Con la lengua] debemos ser agnósticos. Si la mayoría de nuestra audiencia se pasa al idioma farsi, pues allí que iremos '. Efectivamente, al parecer el número de hispanos que en Estados Unidos abandonan la lengua española es creciente. No se pasan al Farsi, como decía Haubegger, sino al inglés. Según Harris Whitebeck, de la productora zodiak America Latina, los departamentos de marketing ya los han bautizado. Lo llaman assimilated hispánics '.Hace un mes el Instituto Pew Research Hispanic Center realizó un estudio que tituló 'Cuando las etiquetas no funcionan: los hispanos y la visión de la identidad "(pdf). El apartado lingüístico es bastante detallado y divide los hispanos entre la primera generación (el padre que llega a EE. UU), la segunda generación (el hijo nacido aquí) yy la tercera generación (el nieto). Los datos muestran lo que los directivos intuían: la capacidad de hablar inglés se dispara con el tiempo (el 38% de la primera generación habla inglés, el 92% de la segunda, el 96% de la tercera) mientras que la capacidad de hablar español decae con el tiempo (91% hablan español a la primera generación, 82% en la segunda, 47% en la tercera). El 47% este me sorprendió mucho porque significaría que el español pierde la mitad de los hablantes en tres generaciones. En el estudio, además, hay datos complementarios que pueden interesar a los departamentos de marketing : el 49% de la primera generación solo escucha música en español, un 18% en la segunda y un 10% en la tercera. Con la televisión, el descenso es aún mayor: 40%, 12% y 5%. Con estos datos no me extraña que los directivos de las cadenas se lo replanteen.Contacté entonces Calvin Veltman, sociólogo y autor del estudio 'The future of the Spanish Language in the United States' (1988). Le pregunto si tiene datos actualizados de su viejo trabajo y me dice que sí, de 2000, aunque se queja de que el censo oficial de los Estados Unidos con el que trabajó no es muy detallado. Me envía su estudio en francés. Leo allí que los 'datos muestran una anglización sin precedentes de la población hispana, como mostraba nuestro estudio de 1988'. De hecho, más de un 81% de los hispanos nacidos en EE. UU ya han adquirido la lengua del país de manera definitiva y se les considera anglohablantes.Un 34% de los hispanos nacidos en EE.UU. son monolingües ingleses. No entienden el español.Los últimos datos oficiales del gobierno de Estados Unidos, del año 2010, no son tan detalladas como el estudio del señor Veltman. Sí que dicen que el 79,4% de los americanos hablan inglés en casa, mientras que el 12,8% hablan español, un 3,7% otras lenguas indoeuropeas, un 3,2% asiáticas y un 0,9% otros, donde debemos estar los catalanohablantes. Mi pregunta es la siguiente: de este 12% que hablan español en casa, cuántos de ellos el transmitirán a sus hijos? De hecho, la tesis de Veltman, y de otros, es que el español tiene un futuro asegurado en EE.UU. mientras la entrada de inmigrantes hispanos se mantenga masiva y constante durante décadas. Sino lo tiene más difícil porque, una vez dentro, los hispanos terminan pasando al inglés.Durante muchos años yo he vivido inmerso en la propaganda madrileña sobre la lengua española en Estados Unidos. A mí se me ha hablado de los cientos de periódicos y televisiones hispanas que hay en el país, lo que es cierto, pero nadie nos dice que se plantean emitir en inglés. A nosotros se nos habla constantemente del aumento espectacular de la población hispana, lo que es cierto, eran el 5% de la población y pronto serán el 30%, pero nadie nos dice que la lengua la dejan atrás. En fin, yo salí de Cataluña camino de Estados Unidos preguntándome si la lengua española acabaría superando al inglés en Estados Unidos. Pobre de mí, así de grande era la propaganda recibida. Una vez llego aquí la pregunta que me hago es si el español tiene mucho futuro en los Estados Unidos de América.