Jueves, 23 de noviembre de 2017

¿Por qué para algunos es tan difícil aprender otra lengua?

12/05/2016

La respuesta está en las conexiones cerebrales, que varían de una persona a otra. A esa conclusión llegó una prestigiosa investigación canadiense. ¿Es posible modificar esas estructuras?

Algunas personas todavía se preguntan para qué puede ser útil aprender otra lengua. Pues conocer sobre nuevas culturas, leer diversos autores u obtener mayores ventajas en el mundo laboral. Sobran los motivos para aprender otra lengua. Sin embargo, y más allá de las innumerables ventajas que implica saber otro idioma, muchos aseguran que les resulta imposible. Dicen que es una tarea titánica, una tortura, algo para lo que simplemente "no están diseñados". ¿Excusas o verdades irrefutables? Según recientes investigaciones, parecería haber una explicación neurológica que hace que algunos sean más aptos que otros a la hora de desarrollar estas habilidades lingüísticas.

La capacidad para aprender otra lengua depende de las conexiones del cerebro. Y eso es algo que varía de persona en persona. O sea que habría un factor neurológico vinculado a esta capacidad. A esa conclusión llegó un estudio realizado por investigadores de la Universidad McGill en Montreal, Canadá.

"Nuestros hallazgos pueden tener implicaciones a la hora de predecir el éxito o el fracaso en el aprendizaje de un segundo idioma", aseguró la directora de la investigación, Xiaoqian Chai, en una nota publicada en la revista científica The Journal of Neuroscience.

La investigación se realizó con 15 adultos que tenían el inglés como lengua materna y habían realizado un curso intensivo de francés de 12 semanas.

Se analizaron las habilidades idiomáticas de los participantes tanto antes como después de la capacitación. Los científicos les realizaron resonancias magnéticas para ver cómo interactuaban las distintas zonas de sus cerebros.

Al estudiar la evidencia llegaron a la conclusión de que los alumnos con conexiones más fuertes entre la ínsula anterior izquierda/opérculo frontal, que es el área del cerebro relacionada con la fluidez verbal, y el giro temporal superior izquierdo, que es la zona implicada en la red del lenguaje, obtenían mejor puntaje en el examen oral de francés.

 

El cerebro es muy plástico, por lo que puede ser modelando mediante el aprendizaje

A su vez, los participantes con más interacción entre el giro fusiforme del hemisferio izquierdo –área cerebral implicada en la lectura– y una segunda zona del giro temporal superior izquierdo desplegaban mayor velocidad de lectura luego de las 12 semanas de curso.

Este hallazgo haría pensar, entonces, que estamos biológicamente condicionados para adquirir un idioma. ¿Es realmente así? Los investigadores tienen sus reparos. Según Xiaoqian Chai "nuestros resultados no quieren decir que el éxito a la hora de aprender una segunda lengua venga preestablecido por la conectividad cerebral. El cerebro es muy plástico, por lo que puede ser modelado a través del aprendizaje y la experiencia".

Lo más interesante, entonces, es que este hallazgo podría ser fundamental como herramienta pedagógica. De hecho, la experta remarcó que el informe es un "primer paso para entender las diferencias individuales en el aprendizaje de un segundo idioma, y a largo plazo podría ayudarnos a diseñar mejores métodos para facilitar este aprendizaje".