Domingo, 17 de enero de 2021

Protestas alejan a inmigrantes de las bibliotecas de Denver

30/08/2005

Denver, 30 ago (EFE).- Las recientes protestas de grupos antiinmigrantes contra las Bibliotecas Públicas de Denver han alejado a los hispanos que están buscando estos servicios en centros comunitarios. "Nosotros no les pedimos que obtengan un tarjeta de identificación, como las bibliotecas. Y la situación migratoria de quienes llegan a nuestro centro no es algo que nos preocupe", comentó Becky Valdez, coordinadora de programas en el Centro WAV, al suroeste de Denver, Colorado."Además, tenemos programas para niños y adultos, y nuestro horario es más amplio que el de las bibliotecas públicas", agregó.Por su parte, Jude Del Hierro, director de Ministerios Confluencia, dijo que su organización está renovando una antigua escuela en el barrio latino del oeste de Denver para convertirla en un centro de estudios con servicios de consejería familiar, y clases de computación, arte, inglés y español.Del Hierro enfatizó que, aunque los programas se enfocan hacia los latinos, el centro estará abierto para todo público.Se espera que el edificio abra en octubre próximo, y las iglesias de la zona han donado la mitad del presupuesto para la reforma que asciende a 600.000 dólares.El nuevo centro "ayudará a establecer mejores relaciones con la comunidad", y esperan contar con la cantidad suficiente de voluntarios tanto para mantener el edificio, como para dictar las clases, dijo Del Hierro.Desde hace un mes, varios grupos, como la Alianza de Colorado por la Reforma Inmigratoria (CAIR, en inglés), comenzaron a realizar protestas por la presencia de "material obsceno" en español (fotonovelas) en las Bibliotecas Públicas de Denver.CAIR exitosamente pidió que se retirara ese material, y envió una carta al bibliotecario en jefe y al alcalde de Denver para solicitar que "no se ayude a inmigrantes indocumentados".Según Valdez, del Centro WAV, la amplia cobertura de este caso en los medios locales tuvo un impacto entre los inmigrantes latinos, que ahora prefieren asistir a centros comunitarios."La gente busca un lugar donde se sientan seguros", sostuvo Valdez.