Domingo, 17 de enero de 2021

Perú y Nueva York dicen presente en cuentos de Daniel Alarcón

31/08/2005

por Lydia GilBirmingham (Alabama), 31 ago (EFE).- Por el momento, Daniel Alarcón parece ser el niño mimado de las letras hispanas en EEUU y el clamor no es infundado, tal como lo demuestra en su recién publicada colección de cuentos "Guerra en la penumbra" (Rayo).La colección brinda evidencia de un talento innegable y, sobretodo, de una voz fresca, madura y compleja.Nacido en Lima, Perú, y criado en Alabama desde la infancia, la ficción de Alarcón se sale completamente del marco de lo que generalmente se entiende por literatura latina de EEUU.Su prosa es sofisticada y lujosa, recordando más la gran literatura sureña de Flannery O'Connor y William Faulkner que a corrientes literarias suramericanas.Los personajes son extraños, estrafalarios, y su entorno harto surrealista, sin embargo, la esencia de los cuentos resulta visceralmente verdadera. Egresado del reconocido taller para escritores de Iowa, a sus 28 años, Alarcón demuestra un estilo ferozmente propio, una rareza en un escritor tan joven.Uno de sus muchos talentos es el gusto desmesurado por lo absurdo y la habilidad de narrarlo con la mayor naturalidad del mundo.En su excelente "Ciudad de payasos", un periodista cuyo padre acaba de morir, se disfraza de payaso para seguirle la pista a una historia de actores callejeros. Desde su nueva identidad, el personaje espía su propia vida en un interesante vaivén de exposición e introspección.Por las historias inconexas corre un hilo unificador en la violencia callejera y en personajes biculturales que reconocen la cultura dominante pero saben que operan desde la periferia.Alarcón posee un talento especial para describir grandes paisajes con pocas pinceladas.En "Ausencia" un joven artista queda cautivado por los contrastes de la ciudad de Nueva York, lo cual refleja haciendo uso de todos los sentidos."Viajando en el metro, había visto break-dancing y había escuchado quemas andinas," escribe."Vio a un hombre chino ejecutar un dueto de Beethoven utilizando una extraña armónica electrónica. En Times Square un dominicano bailaba un merengue frenético con una muñeca de tamaño natural..."Alarcón transporta al lector a la ciudad, con sus ruidos de construcción y su aroma a basura y cigarrillo, a sus vistas de rascacielos resplandecientes y artistas callejeros, y de repente nos damos cuenta que estamos recorriendo la ciudad como por primera vez.Pero todo cambia cuando la visita se convierte en una estadía prolongada indefinidamente."Partir no es ningún problema," escribe. "En realidad es emocionante; de hecho es como una droga." "Lo que lo puede matar a uno es la estadía sin término," concluye.La gracia está en los detalles, en la turbulencia atenuada, en la valentía disfrazada de sus cuentos.El cuento "Guerra en la penumbra" narra dos décadas en la vida de un hombre, seducido por el pensamiento revolucionario.La historia se narra en fragmentos que saltan temporalmente y que responden sutilmente a la interrogante de cómo un joven está dispuesto a sacrificar a su familia por su gente.En esta primera colección, Alarcón ha esquivado muchos de los errores de principiantes, haciendo gala de su imaginación y dones narrativos, y sobretodo mostrando un Perú multicultural, muy diferente a lo estereotipado en su literatura.EFE(Alarcón, Daniel. "Guerra en la penumbra" Nueva York: Rayo, 2005).