Miércoles, 22 de noviembre de 2017

Web sobre mandarín cuesta cinco
millones de dólares

29/01/2010
NULL

NULL

EFELa nueva página web del Instituto Confucio, encargado de difundir la enseñanza del idioma chino en el mundo, ha desatado la polémica en China, al saberse que su diseño ha costado más de cinco millones de dólares (3,5 millones de euros).Las cifras dadas a conocer por el propio Ministerio de Finanzas pusieron de manifiesto que la licitación por la institución cultural para renovar su sitio web había ascendido a 35,2 millones de yuanes.Sin embargo, la transparencia del proceso, dentro de las iniciativas promulgadas por el régimen comunista para luchar contra la corrupción, no evitó la indignación de los internautas.En Sina.com, uno de los mayores portales del país, los usuarios chinos se preguntan cómo el diseño de una sola página puede suponer un dispendio así.«Cualquier página web puede ser creada por menos de 100.000 yuanes (14.645 dólares o 10.428 euros)», afirma un internauta identificado con el nombre de Dash, mientras que otro usuario explica que el diseño de la página del Instituto Confucio es «muy simple, hasta un estudiante de secundaria lo podría hacer».No sólo el diseñoEn cambio, para Xia Jianhui, director de la división de Asuntos Generales del Hanban (Consejo Internacional del Idioma Chino, de nivel ministerial), el precio no es exorbitante.«La licitación incluye no sólo la construcción de la página sino también la administración, la planificación de desarrollo, el mantenimiento técnico de las operaciones, la explotación del software y la elaboración del sistema de aprendizaje de mandarín creado para el sitio», arguyó.La justificación ha sido recibida con cierta ironía en el ciberespacio chino: «Por 35 millones de yuanes, al menos se habrán asegurado el funcionamiento durante un mínimo de 100 años», comenta otro internauta.Por otro lado, las anotaciones públicas del Ministerio de Finanzas desvelaron otra irregularidad más: Hanfeng Network, la empresa que ganó el concurso para crear la web del Instituto Confucio, no es una firma asentada, sino que se trata de una nueva sociedad creada específicamente para esta licitación.Los internautas chinas escudriñaron los detalles del concurso y le atribuyeron su gestación al propio Consejo Internacional del Idioma Chino.Este organismo público es el dueño de Hanfeng Network y también su accionista único, un hecho que todavía levantó más críticas entre los usuarios.