En un día como el de hoy, pero en 1825, Portugal reconocía la independencia de Brasil, tras cobrar una indemnización de un millón de libras esterlinas.
La palabra del día
Aventúrate en los fascinantes secretos del lenguaje. Recibe diariamente en tu correo una palabra de nuestro idioma con su significado, su origen y su historia.
Entre con su dirección electrónica:
inscribirse
desinscribirse
Valid CSS! Valid XHTML 1.0!
LA PALABRA DEL DÍA
FUNDÉU
HISTORIA DE LA LENGUA
ARTÍCULOS
CURSOS
DICCIONARIOS
GRAMÁTICA
RADIOS
ESTADÍSTICAS
CONSULTAS
NOTICIAS DEL IDIOMA
ETIMOLOGÍA
NEBRIJA
DICC. ARG. ESPAÑOL
PRÓXIMO DRAE
PRENSA
DEPORTES

2.12.11 Participios irregulares.

a) Los participios irregulares se caracterizan por el hecho de que su acento de intensidad afecta a la última sílaba de la raíz. Comparten, pues, con los perfectos simples irregulares una misma particularidad acentual: son también participios fuertes. El verbo antiguo conquerir (lat. conquir**ere), por ejemplo, tenía un participio regular conquerido y al mismo tiempo un participio irregular conquisto. El primero, como también los participios en -ado, tiene el acento de intensidad sobre la vocal que sigue inmediatamente a la raíz: conquer-ído (señalamos con tilde el acento de intensidad). Es, pues, un participio débil. El segundo tiene el acento sobre la última vocal de la raíz: conquís(-to), variante de la raíz del infinitivo conquer(-ír). Es un participio fuerte. La misma diferencia se da entre malquerido y malquisto.

b) Todos los participios fuertes españoles, como casi todos los perfectos fuertes, son heredados del latín y constituyen como ellos un repertorio limitado, por lo menos en cuanto a los verbos simples. Los enumeramos por orden alfabético de los sufijos:

dicho
, de decir (y sus compuestos, menos bendecir y maldecir; véanse en el apart. [P]).

hecho
, de hacer (y sus compuestos; véanse en el apart. [H]).

impreso
, del regular imprimir.

preso
, del regular prender.

abierto
, del regular abrir (y sus compuestos entreabrir y reabrir).

absuelto
, de absolver (y los verbos de la misma etimología; véanse en el apart. [C] 2.o).

cubierto
, del regular cubrir (y sus compuestos descubrir, encubrir y recubrir)

-dito, de ben-decir y mal-decir.

escrito
, del regular escribir (y sus compuestos adscribir, describir, inscribir, manuscribir, prescribir, proscribir, rescribir, suscribir, transcribir, también trascribir).

frito
, de freír (y sus compuestos; véanse en el apart. [A]).

muerto
, de morir (y sus compuestos; véanse en el apart. [E]).

puesto
, de poner (y sus compuestos; véanse en el apart. [M]).

roto
, del regular romper.

visto
, de ver (y sus compuestos; véanse en el § 2.12.6).

vuelto
, de volver (y sus compuestos; véanse en el apart. [C] 2.o).

c) Junto a alguno de estos participios fuertes hay un participio débil, en general de creación romance: provisto y proveído, de proveer; preso y prendido, de prender; impreso e imprimido, de imprimir; frito y freído, de freír. Otras veces el participio débil acaba eliminando al participio fuerte: expendido a espeso, arrepentido a repiso, dividido a diviso, nacido a nato, o lo relega a la mera condición de adjetivo, privándolo de la capacidad para formar los tiempos compuestos y también casi siempre de la capacidad para formar la voz pasiva: así abstraído a abstracto, concluido a concluso, convencido a convicto, elegido a electo, incurrido a incurso. Suele ocurrir que el participio fuerte sobreviva como única forma del verbo a que perteneció en su origen (fijo del lat. fig**ere, harto del lat. farc**ire, suelto del esp. solver) y que el participio débil de un verbo en -ar derivado del participio fuerte desempeñe el mismo papel que el participio débil en los casos que acabamos de examinar, despojando al participio fuerte de su condición verbal. Así, fijado del verbo fijar derivado de fijo, hartado del verbo hartar derivado de harto, soltado de soltar derivado de suelto. Esta forma de derivación ayuda a explicar el proceso contrario, en virtud de cual un verbo en -ar es base de derivación de un adjetivo: cansar > part. cansado > adj. canso. Fijo desempeña frente a fijado el mismo papel que canso frente a cansado.

d) Bendito y maldito, compuestos con una variante del participio fuerte dicho, son adjetivos y no se emplean en los tiempos compuestos de los verbos bendecir y maldecir, pero sí en las construcciones pasivas con ser y subjuntivo independiente, en general con el adjetivo anticipado: bendito, maldito sea.

e) Muerto, con significación de persona, suple casi siempre al participio de matar en la voz pasiva, menos veces en los tiempos compuestos.

2.12.12. Gerundios. — Los gerundios de los verbos con variación e/i (v. aparts. [A] y [D] y de los verbos con variación o/u (apartado [E]) tienen todos la irregularidad vocálica propia del verbo a que pertenecen: emplean i en vez de e y u en vez de o en la raíz porque el vocalismo de la sílaba siguiente no consiste en i silábica: pidiendo como pidió de pedir, durmiendo como durmió de dormir. Fuera de la irregularidad de estos gerundios no hay otra, dentro de la flexión española, que la representa por las dos formaciones excepcionales viniendo y pudiendo basadas en el tema de perfecto fuerte de los verbos venir y poder.