Viernes, 24 de noviembre de 2017

V Congreso de la Lengua Española será en Valparaíso

13/07/2008
NULL

NULL

V CONGRESO DE LA LENGUA ESPAÑOLA SERÁ EN VALPARAÍSO Informe del Instituto CervantesEl V Congreso Internacional de la Lengua Española reunirá en marzo de 2010 en Valparaíso (Chile) a unos 200 ponentes de todos del países hispanohablantes y de otras zonas del mundo, que -bajo el lema América en lengua española- analizarán la situación y retos del español. El Rey de España y la presidenta de Chile inaugurarán esta cita en la que se rendirá homenaje a cuatro grandes figuras chilenas: los premios Nobel Pablo Neruda y Gabriela Mistral, y los poetas Gonzalo Rojas y Nicanor Parra.Así lo han anunciado hoy, en la presentación oficial del Congreso en Santiago de Chile, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet; la ministra de Cultura del país andino, Paulina Urrutia; la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, y el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha. El acto se ha celebrado en el Palacio de la Moneda, sede de la Presidencia de la República de aquel país.El V Congreso Internacional se celebrará en Valparaíso del 2 al 6 de marzo de 2010, y continuará las tareas de los celebrados en Zacatecas (México, 1997), Valladolid (España, 2001), Rosario (Argentina, 2004) y Cartagena de Indias (Colombia, 2007). Además, abrirá las conmemoraciones oficiales del Bicentenario de la Independencia de las repúblicas hispanoamericanas.Citas trienalesLos Congresos Internacionales de la Lengua Española que, con periodicidad trienal, se celebran en los países de la comunidad hispanohablante, constituyen foros universales de reflexión sobre la situación, problemas y retos del español. Pretenden avivar la conciencia de corresponsabilidad de Gobiernos, instituciones y personas en la promoción y en la unidad de la lengua, entendida como instrumento vertebrador de la Comunidad Iberoamericana en todos los órdenes, en diálogo con otras lenguas que son vivo patrimonio común de ella.La responsabilidad de la preparación del Congreso corresponde al Gobierno de Chile, como país anfitrión, de acuerdo con el Instituto Cervantes, que desempeña la Secretaría general, y con la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española, que proponen el diseño del programa académico. En los actos de inauguración del Congreso, protagonizados por la Presidenta chilena y el Rey don Juan Carlos, intervendrán además tres escritores: uno chileno, uno en representación del resto de América (Mario Vargas Llosa) y uno español. Asimismo se rendirá homenaje a los dos creadores chilenos que han recibido el Premio Nobel: Gabriela Mistral y Pablo Neruda. Como parte de ese homenaje se presentarán las ediciones populares conmemorativas de ambos autores que prepararán la Real Academia Española y la Asociación de Academias incluyendo en ambos casos materiales inéditos.El Congreso quiere rendir, además, dos homenajes especiales: uno a la figura eminente de Andrés Bello –"el mejor", según José Martí-, maestro de proyección global para toda la cultura en lengua española o castellana, que coincidirá con la presentación por las veintidós Academias de la Lengua de una nueva edición de la Ortografía académica. El segundo homenaje honrará a los dos grandes poetas chilenos contemporáneos, Gonzalo Rojas y Nicanor Parra. En él participarán representantes cimeros de la lírica hispanoamericana actual.Está previsto que acudan en torno a 200 congresistas de todos los países hispanohablantes, así como expertos procedentes de otras naciones del mundo. Estarán presentes lingüistas, historiadores, escritores, empresarios, periodistas, pensadores, profesores, hispanistas, pedagogos, artistas, sociólogos, políticos, editores, responsables de medios de comunicación, traductores, miembros de las Academias de la Lengua y del Instituto Cervantes y representantes de todos aquellos sectores para los que la lengua constituye un elemento esencial de su actividad. Asistirá también gran número de profesores y estudiantes, en especial de las Universidades chilenas, a los que se ofrecerán becas.EstructuraConstituyen la Presidencia de Honor del Congreso la Presidenta de la República de Chile, el Rey de España y los Presidentes de México, la República Argentina y Colombia como países que han sido sede de los congresos anteriores.La estructura organizativa del Congreso se articula en tres Comisiones: 1.Comisión de Honor. Integrada por los máximos responsables de las instituciones implicadas en la organización del Congreso. 2.Comisión Científica, cuya secretaría académica corresponde a la Academia Chilena de la Lengua.3.Comisión Organizadora. Responsable de la preparación y coordinación de todos los aspectos materiales del Congreso.Además, existe una Secretaría General Permanente entre Congresos y Secretaría General del Congreso que desempeña el Instituto Cervantes.Programa académicoBajo el lema América en la lengua española, el Congreso quiere ofrecer, desde una perspectiva esencialmente hispanoamericana, una mirada al futuro de la lengua española en convivencia con las otras lenguas de la Comunidad Iberoamericana. Esa dimensión prospectiva se reflejará también en la atención a temas novedosos en los congresos que responden a problemas y cuestiones de interés general.El estudio del tema general se articulará en cuatro secciones básicas. Abrirá el trabajo de cada una de las secciones una Ponencia general, a la que seguirá una mesa redonda donde se tratarán los distintos aspectos que después serán estudiados en paneles simultáneos.Este será el esquema básico del contenido académico:I.América y la lengua española: de la Independencia a la Comunidad Iberoamericana de Naciones1.1.Lengua española e Independencia.1.2.Contactos lingüísticos y culturales entre el español y las lenguas originarias.1.3.La lengua española en la configuración de las repúblicas hispanoamericanas.1.4.Lenguas y culturas hispánicas en los exilios.1.5.La proyección internacional de la lengua española.II.Lengua española: política, economía y sociedad2.1.Contribución de la lengua a la renta nacional y al empleo.2.2.El español, lengua de intercambios económicos.2.3.Lengua e internacionalización empresarial en el ámbito iberoamericano.2.4.Lenguas, migraciones y mercado de trabajo.2.5.Efectos de la lengua en la integración laboral, social y política.III.Lengua y educación3.1.La lengua española como vínculo de un espacio iberoamericano del conocimiento. La educación a través de la red.3.2.Calidad y equidad educativa en la lucha contra la desigualdad y la pobreza.3.3.Educación intercultural bilingüe en el ámbito iberoamericano.3.4.Hacia un programa integrador iberoamericano de la lectoescritura.3.5.La difusión de la lengua española y la cultura hispánica.IV.Lengua y comunicación4.1.La lengua española en las nuevas tecnologías de la comunicación.4.2.Creación literaria y nuevos soportes digitales.4.3.Hacia la construcción de un espacio hispánico de comunicación.4.4.Migraciones y medios de comunicación.4.5.El impulso lingüístico de la industria editorial.4.6.Traducción y comunicación.I. América y la lengua española: de la Independencia a la Comunidad Iberoamericana de NacionesEl enunciado de la primera sección subraya el carácter prospectivo del Congreso. El examen de la situación de la lengua española en el momento en que se inicia el proceso de la Independencia, en las diferentes regiones y grupos sociales, servirá de punto de partida para determinar su posterior trayectoria y escrutar el horizonte inmediato.De manera análoga, el estudio de interrelaciones entre lenguas originarias y lengua española fijará las coordenadas en que ha de inscribirse una consideración muy ancha que, con un planteamiento transversal, ha de ir abordando aspectos específicamente lingüísticos, sociales y culturales, apuntando siempre a la función de la lengua como instrumento de comunicación y de convivenciaDoscientos años permiten valorar lo que la lengua española supuso en la configuración de las repúblicas hispanoamericanas. Y también, de manera específica, lo que América ha aportado a la lengua española, que ha sido un enriquecimiento formidable en el campo lingüístico y de la creación. En ese marco los numerosos exilios que en las más variadas direcciones se han producido en el mundo hispanohablante han servido para fomentar un trasvase de experiencias cívicas, sociales y culturales, a veces ignoradas y que, sin embargo, han tenido una gran trascendencia.Todas esas vías abiertas han de conducir a la consideración de la proyección actual e inmediata del español en el panorama internacionalEl español es hoy, con sus más de 450 millones de hablantes, la tercera lengua más hablada en el mundo, tras el chino y el inglés y todo indica que el crecimiento demográfico continuará a lo largo de este siglo. Es el idioma oficial de una veintena de países y se ha convertido en la segunda lengua de comunicación internacional.II. Lengua española: política, economía y sociedadTres hechos agrandan en nuestro tiempo la dimensión económica de aquellas lenguas que, como el español, son lenguas de comunicación internacional. Primero, la avanzada y creciente globalización de los procesos productivos y de los mercados de bienes y servicios, con una amplitud que va mucho más allá de lo alcanzado en cualquier otra fase histórica de apertura y mundialización de las actividades económicas. Segundo, la mayor demanda de productos culturales –entre ellos, los de mayor contenido idiomático– conforme aumenta la renta en un mundo interrelacionado que ve al tiempo multiplicarse la información, y no sólo en los países desarrollados. Tercero e implícito en el anterior, el despliegue de la sociedad del conocimiento, cuyo principal soporte es la lengua, lo que equivale a decir que sus cimientos son lingüísticos.La comunidad hispanohablante se encuentra hoy en activa expansión por los cinco continentes y es fuente de importantes réditos económicos. La lengua es uno de los factores determinantes en la elección del destino por parte de los emigrantes. Estudios recientes muestran que la lengua hace que se multiplique por casi 2,5 la cuota de los emigrantes que proceden de países en los que se comparte idioma; además, en tanto que la lengua es expresiva de una comunidad de referentes culturales, se aminoran sustancialmente los costes de integración social y laboral de ese colectivo de la población inmigrante, al tiempo que se facilita de algún modo la reversión de rentas. Por sectores, la relevancia económica de la lengua alcanza los porcentajes más altos en educación, en comunicaciones, en industrias culturales y en otras actividades empresariales, que incluyen desde sectores de gran significación y magnitud, como la publicidad, a las denominadas "industrias de la lengua" (tecnología lingüística, interpretes y traductores…), pasando por servicios empresariales.El análisis de los intercambios comerciales revela que la lengua española tiene un alto efecto multiplicador de la cuota de mercado de las exportaciones, mayor incluso que el inglés entre los países anglosajones. Desde la perspectiva de la internacionalización empresarial, la comunidad idiomática ha jugado un papel de primer orden, al reducir muy notoriamente los costes de transacción a ese tipo de actividad mercantil. Una comunidad lingüística que reúne a más de 450 millones de hablantes, constituye un mercado "natural" de enormes proporciones para todo tipo de productos de las industrias culturales (editoriales, discográficas, audiovisuales, etc.), agrandando sobremanera los límites de los respectivos recintos nacionales.Por otra parte, una plena participación política, condición necesaria de la cohesión social y nacional, requiere el conocimiento del idioma común. Esta condición afecta de modo particular a las minorías originarias y a los emigrantes.III. Lengua y educaciónAdemás de una dimensión económica, política y social, el español, como lengua de comunicación universal, tiene una incidencia en los procesos educativos, con particulares implicaciones en los países donde convive con otras lenguas. Las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías permiten crear un espacio iberoamericano del conocimiento, en el que la comunidad académica queda unida a través de la lengua común y de Internet. Por otra parte, la continua renovación tecnológica supone un desafío a las formas tradicionales de enseñanza y obliga a replantear el enfoque pedagógico.Los problemas relativos a la calidad y a la equidad educativa constituyen una preocupación básica de los responsables de las políticas en este campo y de la sociedad en su conjunto. En este sentido, la lengua española se perfila como un factor decisivo de inclusión social y de igualdad educativa, que puede influir de manera determinante en la lucha contra la desigualdad y la pobreza. Una de las principales estrategias para lograrlo consiste en avanzar por la vía de un programa integrador de la lectoescritura, como eje del aprendizaje global y, al mismo tiempo, como instrumento de ciudadanía. Lograr que todas las personas alcancen una formación básica en tal sentido es, sin duda, uno de los más importantes desafíos de este siglo.Por otra parte, la pluralidad lingüística y cultural de la sociedad iberoamericana determina la configuración de un modelo de educación intercultural bilingüe. IV. Lengua y comunicaciónLa presencia de la lengua española en las nuevas tecnologías crece día a día, planteando grandes posibilidades y retos a su evolución. Proliferan nuevos y hasta ahora impensables soportes para la creación literaria, al tiempo que la comunicación es inmediata, global e integradora. Para afrontar el desafío descomunal se hace cada vez más necesario aunar los esfuerzos de la comunidad iberoamericana en la sociedad de la información con iniciativas concretas, que permitan identificar con claridad los contenidos producidos en español. En definitiva, se trata de construir un espacio hispánico de comunicación, en el que la presencia del español tenga una dimensión no solo cuantitativa –más español en la red- sino también cualitativa: la lengua, la palabra como garantía de la libertad y el progreso de los individuos y de la sociedad.En esa misma línea el Congreso debatirá sobre fenómenos de actualidad, como la política de convergencia de grupos de comunicación periodística, la proliferación de medios de comunicación dirigidos a los inmigrantes o el creciente impulso lingüístico de la industria editorial y de la traducción.Junto a los creadores y los lingüistas se propone el IV Congreso Internacional de la Lengua Española reunir en Valparaíso a representantes hispanos de todas esas áreas, en la seguridad de que el contacto resultará fecundo.Una de las aportaciones básicas de la Asociación de Academias de la Lengua Española a la conmemoración del Bicentenario será el Diccionario académico de americanismos, que será presentado a la comunidad hispánica en el Congreso.Instituto CervantesGabinete de Comunicación y PrensaTel.: 91 436 76 21prensa@cervantes.es