Viernes, 24 de noviembre de 2017

Una filóloga es candidata a la Academia Española

12/12/2008
NULL

NULL

Andrés Ibáñez, ABCLa nueva candidata a la Real Academia Española es una mujer, es joven y no es escritora. Ya hay en la Academia tres mujeres, una escritora, una historiadora y una científica. Inés Fernández-Ordóñez es filóloga y lingüista, de modo que su candidatura parece encajar en el puzzle de la Academia como la pieza que faltaba.Doctora en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Madrid y Catedrática de Lengua española de la misma institución, la labor profesional de Inés Fernández-Ordóñez se ha movido en el terreno de la investigación filológica y literaria tanto como en el de la lingüística. La suya es una trayectoria profesional rica, variada y arriesgada, hazaña no pequeña en un mundo que suele mirar con recelo a los que no se dejan encasillar y se atreven a extender su interés y su curiosidad por áreas diversas.A través de su maestro Diego Catalán, Inés Fernández-Ordóñez entronca con el rico legado de Ramón Menéndez Pidal y la escuela filológica española. En este apartado, su interés ha estado centrado en la edición de crónicas medievales, especialmente las realizadas bajo el patronazgo del rey Alfonso X el Sabio. En su vertiente de lingüista, ha dedicado los esfuerzos de casi veinte años (suyos, y también de varias generaciones de alumnos) al estudio de la variación gramatical del español, y ha creado un monumental Corpus Oral y Sonoro del español Rural (COSER) que alcanza en la actualidad casi mil horas de testimonios orales recogidos en más de 700 enclaves rurales del norte, centro y sur de la península.Consecuencia de su apasionado interés por la realidad viva de la lengua así como de sus estudios de fenómenos puntuales como el leísmo, loísmo y laísmo, Inés Fernández-Ordóñez ve la lengua como un fenómeno cambiante y en perpetua metamorfosis que no puede regirse ni explicarse mediante criterios rígidos de corrección o incorrección.