Viernes, 17 de noviembre de 2017

Terminan la «gramática del español total»

03/02/2008
NULL

NULL

Miguel Ángel López, El Norte de CastillaDentro de un año, o poco más, la nueva Gramática de la Lengua Española estará en la imprenta. Más de tres mil folios de fonética, fonología, morfología y, sobre todo, sintaxis del lenguaje, saldrán de los despachos y salas donde ha sido discutida durante diez años a las calles de todo el mundo hispanohablante. Será «la primera gramática del español total», como la calificó el director de la Real Academia Española de la Lengua, Víctor García de la Concha, porque las anteriores eran «del español de España» y esta ha sido elaborada, codo con codo, entre las veintidós academias que abarcan las distintas áreas lingüísticas del español del mundo. Estos días, hasta el viernes, sus representantes trabajan en Segovia, en jornadas de diez horas diarias, para decidir el texto «casi definitivo». La de Segovia es la séptima reunión de la comisión interacadémica, la penúltima antes de la que aprobará el texto definitivo, que será en Burgos dentro de unos meses, y ha sido propiciada por el Instituto Castellano Leonés de la Lengua. Asisten, además de la española, las academias que representan a las ocho áreas lingüísticas –México y Centroamérica, Antillas, Caribe continental, área andina, Río de la Plata, Chile, Filipinas y Norteamérica– con el objetivo de decidir el contenido final y cuántos capítulos tendrá la obra completa, aunque el ponente, Ignacio Bosque, señaló que serán alrededor de 55 para ordenar sus más de tres mil páginas. La diferencia con las gramáticas anteriores, desde la castellana de Nebrija de finales del siglo XV a la última de 1931 (reedición a su vez de la de 1920), la aportó ayer José Moreno de Alba, director de la academia mexicana: será «la más completa descripción que se haya hecho nunca de la lengua española», pues el esfuerzo descriptivo realizado en la nueva no es sólo de la continental o americana «sino de la lengua española de todas partes».Víctor García de la Concha destacó ayer que el trabajo global ha llevado tanto tiempo porque, entre otras cosas, se han revisado e incluido ejemplos literarios y de prensa de todos los países y de todo tipo de autores, más de 1.600 obras y 1.190 autores que «documentan el modo de hablar», pues otro de los propósitos que buscan las academias es que la gramática «sea también en cierto modo un reflejo de la cultura sedimentada en las obras literarias». Además, como obra panhispánica que es, su texto definitivo debe «guardar la proporcionalidad», es decir, estar ajustado de tal modo que no haya áreas lingüísticas del español que estén menos representadas que otras.El ponente, Ignacio Bosque, subrayó que en los diez años del proceso de elaboración de la gramática se ha trabajado a buen ritmo para lograr «una obra detallada, parsimoniosa», cuyo contenido ha sido estudiado caso por caso. La fase final de su elaboración fija el diseño de los capítulos y a la confección de los índices.