Viernes, 17 de noviembre de 2017

Ramón Campayo: «Aprendí alemán en dos horas»

22/03/2008
NULL

NULL

Por Joaquín Carbonell, El Periódico de Aragón

Verle mover los números y las cifras es un asombro. Lo crees porque lo ves y lo constatas, pero es impactante verle realizar esos cálculos casi imposibles. Además ofrece una fórmula para aprender un idioma en 7 días: www.ramoncampayo.com

—Hábleme de usted.—Soy recordman y campeón mundial de memoria rápida y de lectura rápida. La memoria se puede medir y se hacen pruebas. Soy la persona que más puntos sacó con 70 finalistas, que son profesionales.—Hace 50 años ya existían las guías para aprender un idioma en 15 días.—Sí, lo sé. Conozco las típicas guías de viajeros, con la pronunciación figurada y mucho vocabulario. Básicamente llevabas la guía siempre en la mano, buscando frases.—Y lo suyo no es lo mismo...—No, no. Yo disecciono el idioma en tres partes: la primera sería la adquisición de vocabulario; en una academia se estudia vocabulario, pronunciación y gramática, todo a la vez y resulta difícil.—¿Y lo suyo...?—Lo mío se centra en aprender inicialmente solo el vocabulario y cuando te desenvuelves con facilidad, se perfecciona la pronunciación y se entra en la gramática.—Realmente habría que fijarse en cómo aprenden los niños...—Claro, ellos no aprenden gramática ni pronunciación. El secreto para aprender un idioma es no tener ni miedo ni vergüenza. El niño tiene un pensamiento y lo transmite de la manera más clara posible, y eso le da agilidad.—Vi en Buenafuente que utiliza la mnemotecnia como base de memorización.—Sí, no hay otra herramienta para aprender vocabulario. Cuando visualizas algo con fuerza, la mente no se satura, y además se entrena, es un globo que cada vez se abre más...—¿Fue usted quien le dio forma a este método?—Hay fórmulas parecidas en el mundo, pero mi técnica es especial, única. Yo he aplicado mi técnica en mí sin problemas, y ahora me defiendo en 15 idiomas y hablo bien siete u ocho. He hecho pruebas piloto en varios países y siempre ha funcionado. Por ejemplo, fui a Alemania desde Alicante, y en el viaje que dura dos horas, aprendí el suficiente vocabulario como para llegar allí y dar una conferencia en alemán de cuatro horas.—¿Qué dos idiomas aconseja aprender ahora?—Inglés y alemán. El inglés es imprescindible, por supuesto. Hace dos años visité veinte países y vi que el español se habla mucho, pero en muchos países no se valora.—Alcalde y concejales de Zaragoza están aprendiendo inglés a marchas forzadas, de cara a la Expo.—Pues les recomiendo mi libro, con el que podrán aprender inglés en siete dí