Domingo, 19 de noviembre de 2017

Publicistas y académicos se unen por buen uso del español

18/03/2009
NULL

NULL

El Heraldo de AragónPoner coto a los 'excesos creativos' y acabar con el abuso de extranjerismos e incorrecciones en el lenguaje publicitario es uno de los objetivos del acuerdo por el buen uso del español suscrito por publicistas y académicos. Han fijado objetivos en el manifiesto que firmaron este martes 27 organizaciones profesionales del mudo de la publicidad y los máximos responsables de Fundéu, la Fundación del Español Urgente, creada en 2005 con patrocinio del BBVA y la y la agencia EFE y presidida por Víctor García de la Concha, a su vez director de la Real Academia Española (RAE). Los académicos asesorarán a los publicistas en la creación de 'libros de estilo' para las agencias publicitarias y velarán por el correcto uso del español en los anuncios y mensajes comerciales. Un campo abonado para el abuso y las aberraciones idiomáticas justificadas por el afán innovador y de búsqueda de impacto que está en la esencia de la publicidad, según reconoce el director del a RAE.Grandes y pequeñas agencias publicitarias y de márquetin, productores de cine, directores y medios de comunicación, empresas de soportes publicitarios e investigación y anunciantes han suscrito un documento "que supone un hito en la historia del sector en España". Así lo destacaron los firmantes del 'Manifiesto de la publicidad en defensa de un uso correcto del español': el presidente de la Federación Nacional de Empresas de Publicidad, Ángel del Pino; el director de la RAE, Víctor García de la Concha y el consejero delegado del BBVA, José Ignacio Goirigolzarri.Estamos ante un manifiesto de "interés general en apoyo de la lengua española" según sus promotores, que quieren conciliar la libertad de expresión del trabajo creativo con el respeto a las normas gramaticales y el cuidado en la utilización de extranjerismos. No en vano los publicitarios creen que "el mensaje comercial que hace un uso correcto del español llegará en mejor a los consumidores y cumplirá mejor con sus objetivos".La tentación del pregonero"La publicidad ejerce una función de pregonero para los que manejan los recursos de la retórica, entre ellos el de la desviación del lenguaje ordinario" reconoce Víctor García de la Concha. Y es ahí donde se encuentra el peligro a juicio del director de la RAE, consciente de que "es fácil ceder a la tentación de desviarse de la norma de corrección, con construcciones incorrectas, con ortografías heterodoxas y expresiones banales". "Es necesario anunciar calidad en un español de calidad" resumió el director de la RAE.Reconoció García de la Concha que la publicidad "por ese prurito de desviación de lo común, abusa de la incorporación de extranjerismos innecesarios". Planteó que "cuando se utilice uno necesario, por falta de equivalente es español, se ha de marcar con un signo que indique que no pertenece a la lengua española y que ese está usando un término prestado por otra lengua". El abuso de los extranjerismos es para el director de la RAE uno "de los vicios más llamativos, entre comillas, de la publicidad en español". "Una cosa es la desviación, la misma que busca el lenguaje literario, y otra es desviarse hasta caer en la incorrección" apuntó García de la Concha."Estamos perdiendo de vista la responsabilidad que todos tenemos en lo que es un patrimonio común: el español. Un patrimonio formidable creado siglo a siglo por los hablantes y los escritores y que todos tenemos la responsabilidad de mantener y enriquecer.Esa es la norma superior a las que debemos atenernos". "Hablar es un acto libre, pero una cosa es que se tenga libertad y otra que se pierda de vista el papel que todos tenemos con nuestro patrimonio común" concluyó.Valor económicoCon el correcto uso del idioma en la publicidad los profesionales se hacen un favor a sí mismos, mejorando el uso de "la segunda lengua franca internacional y la tercera en internet", según destacó el consejero delegado del BBVA, José Antonio Goirigolzarri. Un puesto que "hace incuestionable la riqueza demográfica, económica, política y cultural de la lengua española" que conecta a casi 500 millones de seres humanos. Destacó además como los medios de comunicación y la industria publicitaria "tienen una enorme responsabilidad en el desarrollo de la lengua" que es "clave para la influencia de nuestro idioma"."Es una buenísima noticia para las empresas publicitarias, que el año pasado facturaron cerca de 15.000 millones de euros, se comprometan a desarrollar libros de estilo que sirvan de ejemplo de corrección lingüística a toda la comunidad" dijo Goirigolzarri, que cifró el valor económico de nuestra lengua en el 15% del PIB.En los seis puntos del manifiesto se evidencia "la importancia y relevancia de los mensajes publicitarios y su repercuisión en la socieadd" y se recomienda "la utilización de locuciones y términos españoles" dado que "el empleo de extranjerismos empobrece y desluce el mensaje publicitario". Se pretende que la corrección "sea un referente para la comunidad hispanohablante".Se asegura que la defensa de un buen uso del español por parte de los creadores publicitarios "supondrá una mejorara de su imagen en los mercados que les son propios y un argumento novedoso para distinguirse, competir y lograr la complicidad de los consumidores".