Sábado, 18 de noviembre de 2017

Premio Novela Histórica a Luciano
G. Egido

21/11/2009
NULL

NULL

Premio Novela Histórica a Luciano G. EgidoNorte de CastillaEl tono épico, la densidad y madurez de la prosa, la humanidad que destila el lenguaje con el que el escritor Luciano G. Egido narra la construcción del ferrocarril, que en los decimonónicos años ochenta unió Salamanca con Portugal, ha hecho a la obra Los túneles del paraíso (Tusquets, 2009) merecedora del Premio de Novela Histórica de la Fundación Villalar.Luis Alberto de Cuenca, ex secretario de Estado de Cultura y presidente del jurado, argumentó que la novela contiene los suficientes «elementos de calidad e interés» para hacerse con el galardón. De Cuenca hizo público ayer el fallo en las Cortes autonómicas ante el presidente de la Cámara, José Manuel Fernández Santiago, y el resto de los integrantes del jurado, Javier Sierra, Ángela Vallvey y Juan Manuel de Prada, coordinados por el también escritor Gonzalo Santonja.Luciano G. Egido (Salamanca 1928), Premio Castilla y León de las Letras 2004, se mostró encantado con el galardón y rememoró la historia que le atrapó siendo niño, cuando su abuelo, médico de Hinojosa, localidad cercana a La Fregeneda donde «los viejos carrilanos» comenzaron a excavar los túneles para la vía férrea, se la narraba como un cuento. «Siempre lo sentí como una leyenda llena de misterio y grandeza. Para mí era un hecho mítico», declaró ayer tras conocer el fallo del jurado.La obra del escritor de «tardía maduración, pero de palabra profunda», rebosa aliento épico, como el del western de la película 'Monument Valley', de John Ford, con quien la comparó la finalista del Premio Planeta Ángela Vallvey. «Es una película de conquista, una novela coral por donde pasan desde la prostituta hasta el médico o el juez, con una escritura intensa y madura que honra a la Fundación Villar», opinó la escritora.Javier Sierra resaltó que, a diferencia de las novelas históricas enmarcadas en la Edad Media, Egido elige los finales del siglo XIX para dedicar una novela al pueblo, a la obra pública, no a Dios. También Juan Manuel de Prada destacó el hecho de que los protagonistas de la obra sean anónimos y ensalzó el «estilo con frases de largo aliento y lenguaje pulido hasta adquirir aristas de diamante».Los hacinamientos, las rivalidades entre los cientos de trabajadores que construyeron la vía férrea son la base de Los túneles del paraíso, ganadora de la segunda edición, que el pasado año obtuvo José Manuel Parrilla con Galeón de tornaviaje.