Martes, 20 de noviembre de 2018

trámite

Lo primero que esta palabra nos trae a la mente es una oficina pública, con engorrosas gestiones, burócratas malhumorados y largas filas de personas con expresión de sufrimiento. Sin embargo, un trámite es exactamente lo opuesto, al menos, etimológicamente. En efecto, el término proviene del latín trames, tramitis, que para los romanos significaba ‘senda’, ‘camino’, de donde se derivó el sentido actual de ‘vía legal o procedimiento que debe seguir una gestión’. Esto significa que un trámite es (o debería ser) un camino perfectamente preestablecido, que no depende de los caprichos de un burócrata ni de los favores de un político, como a veces ocurre con las gestiones estatales. La palabra latina se formó a partir de una forma del verbo meare ‘andar’, ‘caminar’, ‘seguir una senda’, precedida del prefijo trans- ‘a través’. Qua sidera lege mearent (Qué leyes rigen el curso de los astros), decía Ovidio para referirse a lo que, de alguna manera, es el trámite que cumplen los cuerpos celestes con relación a un observador terrestre. De meare se derivaron también otros vocablos castellanos, como permear ‘pasar a través de’ y mear*, un término vulgar por ‘orinar’, así como el cultismo médico meato ‘paso’, con el que se nombran ciertos orificios del cuerpo.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.