Martes, 17 de octubre de 2017

escenario

En el antiguo teatro griego, los actores interpretaban la obra detrás del coro. El espacio que ocupaban era más ancho que profundo y en su fondo se erguía una pared, skené, decorada con columnas y esculturas, y en la que se abrían entre tres y cinco puertas. Con el tiempo, skené, que además significaba ‘cobertizo de ramas’ o ‘choza’, pasó a designar no sólo la pared, sino también el escenario, el espacio donde los actores representan la obra. De skené, junto con graphos ‘acto de escribir, describir o dibujar’, se formó skenographia, que pasó al latín como scænographia. Según Aristóteles, Sófocles se convirtió en el primer escenógrafo al usar fondos pintados en sus representaciones teatrales. Olvidada en el bajo latín durante varios siglos porque la Iglesia había condenado al teatro, la palabra renació en 1547 en francés, en un texto sobre arquitectura; por la misma época, apareció en italiano como scenografia; en 1673, en español como escenografía, y en el siglo XVIII, en inglés como scenography. Como espacio en el cual los actores representan, la escenografía --ya sea meramente alusiva, como en el teatro griego, o claramente realista, como en la dramaturgia europea de fines del siglo XIX-- es siempre una consecuencia directa del texto representado al que está estrechamente vinculada.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.