Sábado, 22 de septiembre de 2018

concordato

A medida que el poder de la Iglesia católica fue aumentando durante la Edad Media, ocurrieron diversos choques con el poder estatal en diferentes países de Europa, que en algunos casos provocaron la excomunión de reyes, como ocurrió con Enrique IV de Alemania, quien llegó a nombrar a un segundo papa (Clemente III). A fin de impedir estos conflictos o, al menos, atenuar sus efectos, se firmaron diversos acuerdos entre la Iglesia y el Estado, que se llamaron concordatos, término procedente del latín medieval concordatum ‘acuerdo’, formado a partir del verbo concordare, de cor, cordis ‘corazón’. En 1929 se firmó uno de los concordatos más famoso: el Tratado de Letrán, en el que se reconoció el estado independiente de la Ciudad del Vaticano. El Vaticano celebró varios concordatos, aunque de poca duración, con países de habla hispana: Bolivia, 1851; Guatemala y Costa Rica, 1860; Honduras y Nicaragua, 1861; Venezuela y Ecuador, 1862, pero hay algunos que todavía están en vigor, como los firmados con Colombia en 1886, con España en 1953 y con México en 1990. La palabra fue tomada por el portugués: concordata; el italiano: concordato; el francés: concordat, y el alemán: Konkordat.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.