SECCIONES

Buscador


Etimología: el origen de las palabras

tiroides


Inicialmente fue el adjetivo que designaba al cartílago de ese nombre y quería decir 'en forma de escudo'. En griego era thyreoidés, derivado de thyreós 'puerta usada como escudo' en alusión a su forma y a su función, puesto que el cartílago parece un escudo de la laringe. Los latinos tradujeron como scutiforme y lo usaron junto con el helenismo. El anatomista Thomas Warthon llamó así en 1646 a la glándula por su proximidad al cartílago.

Desde el punto de vista morfosintáctico parece que deberíamos llamarla glándula tiroidea, puesto que así estaríamos diciendo 'relacionada con el cartílago tiroides' (El sufijo eo, ea indica vinculación o pertenencia). Sin embargo, el uso ha establecido 'glándula tiroides'. En cuanto al género, el tiroides, masculino, también registrado por la Academia, parece ser un residuo de su primer uso, mientras que el femenino deriva de su referente 'glándula'.

Llama la atención que el uso del masculino no se mantenga para paratiroides en ninguno de los diccionarios consultados.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

 

Ver otra palabra: hipocorístico

 

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.

Asociación Cultural Antonio de Nebrija - © 1996-2008 - Derechos Reservados / Editor: Ricardo Soca

Valid CSS! Valid XHTML 1.0!
Design by: Quarter Studios