SECCIONES

Buscador


Etimología: el origen de las palabras

volcán


Un volcán consiste en una fisura en la corteza de la tierra, generalmente en forma de cono, en cuyo punto más alto hay un agujero que conduce al interior del planeta. Por este agujero, suele expelerse materia ígnea en forma incandescente, que proviene de las profundidades de la Tierra.

Vulcano era el dios del fuego y de los metales en la mitología romana --llamado Hefestos por los griegos--, casado con Venus, la diosa del amor y de la belleza femenina (Afrodita para los griegos). Vulcano era herrero y, según la tradición latina, tenía su taller en la cima del monte Etna, donde hay un volcán, pero los griegos lo habían situado en la isla volcánica de Lemnos. Así como del nombre de Venus se formó la palabra venéreo* y de Afrodita afrodisíaco*, de Vulcano los romanos derivaron vulcanus, que llegaría a nosotros como volcán.

En español, la palabra se usó desde el siglo XIII; formaba parte, inicialmente, del nombre de los tres volcanes italianos --Etna, Vesubio y Stromboli-- y luego, convertida en nombre común por los descubridores castellanos y portugueses, se aplicó a los numerosos montes ígneos que hallaron en África, América y las Azores.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

 

Ver otra palabra: ajedrez

 

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.

Asociación Cultural Antonio de Nebrija - © 1996-2008 - Derechos Reservados / Editor: Ricardo Soca

Valid CSS! Valid XHTML 1.0!
Design by: Quarter Studios