SECCIONES

Buscador


Etimología: el origen de las palabras

oblea


En latín, oblatus, -a, -um era el participio pasivo del verbo offero ‘ofrecer’, o sea que significaba ‘ofrecido’, ‘aquello que se ofrece’, tal como aparece en Cicerón, Salustio y Tito Livio.

En francés se formó el verbo obler, que también significaba ‘ofrecer’, pero para referirse a las personas que tomaban los hábitos y donaban todos sus bienes al convento adonde iban a vivir.

Y como la hostia es una ofrenda a Dios, el participio pasado de este verbo, oblée en su forma femenina, se aplicó a la delgada hoja de pan sin levadura que se usa para la confección de hostias.

El diccionario de la Academia recuerda que el escaso espesor del pan ácimo para hostias dio lugar a que se llamara oblea a una “hoja muy delgada hecha de harina y agua o de goma arábiga, cuyos trozos servían para pegar sobres, cubiertas de oficios, cartas o para poner el sello en seco”. Y esa hoja se usó también para sellar medicamentos en un formato que en muchos países se llama oblea.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

 

Ver otra palabra: dos

 

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.

Asociación Cultural Antonio de Nebrija - © 1996-2008 - Derechos Reservados / Editor: Ricardo Soca

Valid CSS! Valid XHTML 1.0!
Design by: Quarter Studios